✫ 70 años del Día de Europa (ES / EN)

*English version below

En 2019 se cumplen 70 años de la fundación del Consejo de Europa. Es difícil entender el desarrollo del continente europeo sin su constante trabajo.

Tras la Segunda Guerra Mundial la convivencia entre los pueblos europeos debía de ser diferente. Para ello, se pusieron encima de la mesa varias ideas, dos de las cuales se han hecho realidad. Por un lado, se hablaba de crear una organización que uniera a los países de tal manera que nunca podría repetirse la guerra entre ellos, así nació la actual UE mediante la organización de la CECA. De este modo, se impuso la idea de que sólo las realizaciones concretas harían insondable el compañerismo europeo.

Por otro lado, dos guerras hicieron patente la necesidad de crear un foro continental para cimentar la paz entre las naciones europeas. Sería un espacio para trabajar el establecimiento de la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho; un lugar de reunión para dirimir de manera pacífica los posibles conflictos. Winston Churchill con su insistencia inspiró al resto de líderes políticos del momento. Y así, el 5 de mayo de 1949, llamado el Día de Europa, esta idea se hacía realidad con la firma del Tratado de Londres. Nacía el Consejo de Europa del que forman parte 47 países (España desde 1977).

Así, el artículo 1 de su Estatuto señala: a) La finalidad del Consejo de Europa consiste en realizar una unión más estrecha entre sus miembros para salvaguardar y promover los ideales y los principios que constituyen su patrimonio común y favorecer su progreso económico y social.

¿Y SI EL CONSEJO DE EUROPA NO EXISTIERA?

En nuestro día a día damos por hecho muchos de los logros democráticos en los que trabaja entre bambalinas desde hace 70 años el Consejo de Europa. 830 millones de personas que viven en este espacio legal tienen el derecho de hacer valer sus derechos (valga la redundancia) contemplados en el Convenio Europeo de Derechos Humanos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos siendo sus decisiones judiciales de obligado cumplimiento para los países parte.

La Carta Social Europea establece derechos en diferentes temas: vivienda, salud, educación, empleo, seguridad jurídica y social, movimiento de las personas y no discriminación.

Además de ello, tratados como el Convenio del Consejo de Europa para la protección de los niños contra la explotación y el abuso sexual, Medicrime o el Protocolo que modifica el Convenio para la protección de las personas con respecto al procesamiento automático de datos personales lideran los pasos de sus países miembros, observadores y del resto del mundo para que los tres grandes pilares (democracia, estado de derecho y Derechos Humanos) en los que trabaja esta organización se afiancen en todos los rincones de Europa.

Podría decirse que el Consejo de Europa es la avanzadilla de la evolución de los derechos humanos no sólo en el continente sino también para el mundo. Uno de los ejemplos más claros es la repercusión del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (Convenio de Estambul): este tratado para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres es el primer instrumento legal vinculante sobre esta materia en el continente y que sirve de inspiración para el resto del mundo, como se ha puesto de manifiesto recientemente en la ONU.  De esta manera, los cuestionamientos fuera de lugar que algunos políticos están promoviendo en España acerca de qué “entienden ellos” por violencia de género o violencia doméstica tienen fácil contestación señalando la adhesión de España al Convenio de Estambul y su obligatoriedad legal.

También, es de justicia mencionar su inestimable ayuda en la construcción de la UE. El Consejo de Europa le prestó sus símbolos (la bandera, el himno), le prestó su casa (el hemiciclo del Palais de l’Europe) y le dio su consejo. En la actualidad son dos aliados que trabajan juntos para construir el futuro de Europa.

La Asamblea Parlamentaria es el escenario de los debates más interesantes sobre la convivencia de las diferentes mentalidades europeas. Entre sus logros se encuentran el poner fin a la pena de muerte en Europa al convertir esta prohibición en una condición de adhesión a la organización, servir de anclaje a la democracia de los países ex comunistas o dotar a Europa de símbolos comunes.

EL CONSEJO DE EUROPA EN 2019 Y LOS RETOS QUE CONTINÚAN

En este año de celebración también se elige un nuevo liderazgo en la Secretaría General ante una situación de crisis presupuestaria sin precedentes (con la decisión de Rusia de suspender los pagos en 2017, la decisión de Turquía de retirarse como uno de los seis principales donantes y regresar a su estado original como contribuyente ordinario al presupuesto y  la decisión de los estados miembros deben imponer un crecimiento cero en la organización durante muchos años consecutivos).  Así, mientras la atención de la ciudadanía europea sigue fija en el Brexit, falla al infravalorar los riesgos que entrañan la delicada situación del Consejo de Europa.

Pero el futuro no se para y los retos para Europa continúan: los crecientes niveles de nacionalismo y extremismo, junto con el discurso de odio, desafían directamente los valores fundamentales que la organización promueve; se presenta la necesidad de desarrollar estrategias para enfrentar los desafíos emergentes, como la inteligencia artificial y los tipos modernos de esclavitud y se hace necesario reforzar los derechos sociales a través de la Carta Social Europea y abordar las desigualdades en la sociedad.

En definitiva, el valor que el Consejo de Europa aporta desde hace 70 años al continente europeo es inestimable. Cada éxito en el avance en la implementación de los derechos humanos y de la estructura democrática sólo es imaginable si comparamos nuestra realidad actual con nuestro pasado. ¿Qué hubiera sido de Europa sin el Consejo de Europa? Más pasado y menos esperanza de un futuro próspero. Celebremos, por tanto, este presente logrado y cojamos fuerzas para afrontar los retos que construirán un futuro más próspero para Europa.

¿Qué opinas? ¿Sabías que hoy está de aniversario el Consejo de Europa? ¡Déjame tu comentario! 📝

->También hemos hablado del Consejo de Europa en estos artículos:

👓 Consejo de Europa

👓 No confundas: Consejo Europeo, Consejo de la Unión Europea y Consejo de Europa

👓 No confundas: Asamblea Parlamentaria y Parlamento Europeo

👓 No confundas: Carta de Derechos Fundamentales de la UE y Convenio Europeo de Derechos Humanos [y Declaración Universal de Derechos Humanos]

👓“No confundas: Comité de Ministros y Comisión Europea”

👓 No confundas: TEDH y TJUE

70 years of Europe Day

2019 marks the 70th anniversary of the founding of the Council of Europe. It is difficult to understand the development of the European continent without its constant work.

After the Second World War, the coexistence among European peoples must be different. For that purpose, several ideas were put on the table, two of which have come true. On the one hand, there was talk of creating an organization that would unite the countries in such a way that the war between them could never be repeated, that is how the current EU was born through ECSC organization. With this decision the idea that only concrete achievements would make European fellowship unfathomable prevailed.

On the other hand, two wars made clear the need to create a continental forum to build peace among European nations. It would be a space to work for the establishment of democracy, human rights and the rule of law; a meeting place to settle any conflicts in a peaceful way. Winston Churchill with his insistence inspired the rest of the political leaders of the moment. And so, on May 5, 1949, called Europe Day, this idea came true with the signing of the Treaty of London. The Council of Europe was born, of which 47 countries are part (Spain since 1977).

Article 1 of its Statute states: a) The aim of the Council of Europe is to achieve a greater unity between its members for the purpose of safeguarding and realising the ideals and principles which are their common heritage and facilitating their economic and social progress.

IF THERE WAS NO COUNCIL OF EUROPE?

In our day to day we take for granted many of the democratic achievements in which the Council of Europe has worked behind the scenes for 70 years. 830 million people living in this legal area have the right to assert their rights contemplated in the European Convention of Human Rights before the European Court of Human Rights, being their judicial decisions binding for the country parties.

The European Social Charter establishes rights in different topics: housing, health, education, employment, legal and social security, movement of people and non-discrimination.

In addition, conventions as the Council of Europe Convention on the Protection of Children against Sexual Exploitation and Sexual Abuse, Medicrime or the Protocol amending the Convention for the Protection of Individuals with regard to Automatic Processing of Personal Data lead the steps of its member countries, observers and the rest of the world so that the three main pillars (democracy, rule of law and Human Rights) in which this organization works are strengthen in all corners of Europe.

It could be said that the Council of Europe is the precursor of the evolution of human rights not only in the continent but for the world. One of the clearest examples is the impact of the Council of Europe Convention on the prevention and fight against violence against women and domestic violence (Istanbul Convention): this treaty to prevent and combat violence against women is the first instrument legally binding on this matter in the continent and that serves as an inspiration for the rest of the world, as has recently been revealed in the UN. Therefore, the misplaced statements that some politicians are promoting in Spain about what «they understand» about violence against women or domestic violence are easy to answer pointing out the adhesion of Spain to the Istanbul Convention and its legal obligation.

Also, it is worth to mention its invaluable help in the construction of the EU. The Council of Europe lent it its symbols (the flag, the anthem), lent it its house (the hemicycle of the Palais de l’Europe) and gave it its advice. They are currently two allies working together to build the future of Europe.

The Parliamentary Assembly is the forum of the most interesting debates on the coexistence of the different European mentalities. Among its achievements are ending the death penalty in Europe by making it an accession condition, serve as an anchor to democracy to the former communist countries or endow Europe with common symbols.

THE COUNCIL OF EUROPE IN 2019 AND THE CHALLENGES AHEAD

In this year of celebration a new leader will also elected as a Secretary General in a situation of an unprecedented budgetary crisis (with Russia’s decision to suspend payments in 2017, Turkey’s decision to withdraw as one of the six main donors and return to its original status as an ordinary contributor to the budget and the decision of the member states should impose zero growth in the organization for many consecutive years). Thus, while the attention of European citizenship remains fixed on Brexit, it fails to underestimate the risks entailed by the delicate situation of the Council of Europe.

The future does not stop and the challenges for Europe continue: the increasing levels of nationalism and extremism, together with hate speech, directly challenge the fundamental values ​​of the organization and the principles of international cooperation; the need to develop strategies to face emerging challenges, such as artificial intelligence and modern types of slavery; strengthen social rights through the European Social Charter and address inequalities in society.

To conclude, the value that the Council of Europe has brought to the European continent for 70 years is priceless. Every success in advancing the implementation of human rights and the democratic structure is only imaginable if we compare our current reality with our past. What would have happened to Europe without the Council of Europe? More about the past and less hope of a prosperous future. Let us celebrate, therefore, this present achieved and we gather strength to face the challenges that will build a more prosperous future for Europe.

 What do you think? Did you know that the Council of Europe is celebrating its anniversary today? Leave me your comments! 📝

-> We have also talked about the Council of Europe in these articles:

👓 Consejo de Europa

👓 No confundas: Consejo Europeo, Consejo de la Unión Europea y Consejo de Europa

👓 No confundas: Asamblea Parlamentaria y Parlamento Europeo

👓 No confundas: Carta de Derechos Fundamentales de la UE y Convenio Europeo de Derechos Humanos [y Declaración Universal de Derechos Humanos]

👓“No confundas: Comité de Ministros y Comisión Europea”

👓 No confundas: TEDH y TJUE

📝 2018, los retos continúan para la UE

Artículo de opinión publicado previamente en el diario Galicia Ártabra Digital el 2 de enero de 2018.

«Decir que el año 2018 ha sido un año difícil para la UE es como decir que cualquiera de los anteriores también lo ha sido. Es curiosa esta empresa de la integración europea: si echamos un ojo a la Historia mundial no sé si habrá algún otro proyecto político que haya generado tantos titulares en los que se incluya tantas veces la palabra “crisis”.

Que estamos creando algo (organización internacional) sin precedentes más o menos está claro, que genere tanta incertidumbre es un síntoma de que la UE tiene que hacérselo mirar, pero esto es algo que ya sabemos (hay un montón de artículos que también lo dejan patente).

Artículos y titulares tenemos de sobra, lo que hacen falta son dos cosas: un cambio en la manera de contar las cosas (normalmente etiquetadas con la multi-usada palabra “crisis”) y el rumbo claro.

Normalmente, los bien entendidos señalan que el gran pecado de este proyecto de Unión es la “falta de narrativa” (y se quedan tan panchos). Lo que obvian, no entiendo muy bien el motivo, es el objetivo último de los llamados, con cierto aire paternalista, “padres fundadores”: la unión política (empezando por el federalista europeo de mayor relevancia, Altiero Spinelli, hasta por Jean Monnet, creador del método comunitario). Ojo, diferían en el camino, pero el destino lo tenían clarísimo. Por tanto, la narrativa está clara: la unión política. No queda otro remedio: la Europa federal es innegociable para que este proyecto tenga éxito.

Entonces, ¿cómo se puede construir algo (lo que sea) desde un punto de vista tan negativo? Hablamos de crisis, pero no de retos. Por otro lado, la crítica descarnada no propone otra mirada alternativa. Creo que ésta es la “crisis”- reto al que se enfrenta este proyecto. No son los “eurófobos” los que me preocupan, sino los que creen en una Europa más leal a los valores con los que se autodefine pero que no “entiende” en qué consiste esto de la UE. Éste es el reto. Y para ello, reitero, hay que cambiar la manera en la que la tratamos y tener bien enfocado el fin último de la UE: una unión política a nivel supranacional que nos permita convertirnos en una espacio plenamente democrático (el primero en el mundo, de ahí la mención de “sin precedentes” que señalaba anteriormente). 

Así pues, juzgar a la UE es muy complejo: es un proyecto vivo (mucho más que las democracias nacionales, porque éstas ya gozan de una estructura precisa aunque requiera de mejoras) y la UE aún está a medio construir.

Algunos de los hitos de este año son bien conocidos: Brexit, situación judicial en Polonia, reformas políticas y judiciales en Rumanía. ¿Y si viéramos estos “problemas” como oportunidades? Por ejemplo, el Brexit visto como algo tremendamente horrible para la UE ha traído claridad y unidad para la Unión (para el Reino Unido, que es quién lo plantea, solo caos). Las situaciones poco democráticas vividas en diferentes países nos permiten reafirmarnos en nuestros valores siendo la Comisión y el Parlamento los que han asumido su responsabilidad. En este sentido, me parece infantil el argumento, con cierto aire egoico, que se refiere a “qué drama que ahora surjan estas faltas de democracia en estos países”, cómo si en las “mejores” familias no surgieran desajustes (cómo si la UE tuviera que ser perfecta para poder ser creíble cuando esto no se le exige ni al gobierno nacional, autonómico ni local…). Hay otros, que no terminan de solucionarse como la llamada “crisis de los refugiados”, porque requieren de coraje para continuar la integración-federación. Y, hay temas que debemos afrontar a nivel europeo (como la inteligencia artificial, la unión de la energía, la cooperación en defensa, el mercado único digital, los derechos del consumidor, etc.) en los que las Instituciones Europeas ya están legislando.

En definitiva, un deseo para este año nuevo es encarar el presente y el futuro de la Unión hablándonos de manera más constructiva (crítica, pero aportando algo diferente a palabras que describan el apocalipsis) y teniendo siempre presente  el destino que aún tenemos que conquistar».

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 «¿Elección del candidato/a a presidir la Comisión Europea en cuestión?»

Una de las grandes propuestas para crear una Unión Europea más democrática ha sido la vincular el resultado de las elecciones europeas con la designación/elección del Presidente/a de la Comisión Europea asemejando este proceso al de un Estado y alejándolo al típico de una Organización Internacional.
¿Qué quiere decir esto? En nuestro caso, en España, las elecciones generales dan unas mayorías en el Congreso de los Diputados (cámara de representación de la ciudadanía española). Atendiendo a este resultado, sus miembros eligen al Presidente/a del Gobierno de España.

En cambio, en el caso de una Organización Internacional, por ejemplo como la ONU, a la persona que “representa” a la Organización, como Secretario General en este caso, lo eligen los Estados miembros de la ONU. Esto es, entre medias no se convocan unas elecciones de la ciudadanía que forma parte de esos Estados.

¿Qué ocurre en la UE? La elección de la presidencia de la Comisión Europea (que aunque le llamamos el gobierno de la UE en realidad manda menos de lo que debiera) la decide el Consejo Europeo (representación de los/as Jefes de Estado y de Gobierno de la UE) y no el Parlamento Europeo. Y por tanto, este sistema se parece más al de una típica Organización Internacional que al de un Estado.

Pero, en un intento bastante acertado de democratizar la UE, el Tratado de Lisboa (art. 17 TUE) contempla vincular el resultado de las Elecciones Europeas con la elección de la presidencia de la Comisión (es el llamado proceso de Spitzenkandidat), siguiendo a grandes rasgos los sistemas nacionales, tal y como comentábamos antes.

Así, en 2014 Jean-Claude Juncker, cabeza de lista del Partido Popular Europeo (PPE) fue elegido Presidente de la Comisión Europea tras la victoria del PPE en las elecciones europeas. Es decir, el Consejo Europeo se limitó a designar a aquel candidato que contaba con el apoyo de la ciudadanía europea expresado mediante elecciones.

Pero esto no quiere decir que los/as Jefes de Estado y de Gobierno no tengan más que decir en este asunto, más bien al contrario influyen y mucho durante la elección de las “cabezas de lista” de su propio partido político para concurrir en las Elecciones Europeas.

¿Qué pasará en 2019? El Consejo Europeo está poniendo en duda este sistema, aunque la Comisión y el Parlamento quieren, obviamente, que este sistema de elección de la presidencia de la Comisión ya implantado en 2014 vuelva a repetirse tras las Elecciones Europeas de 2019.

Esta “puesta en duda” es una consecuencia de la eterna contradicción que existe en la UE: los/as Jefes de Estado y de Gobierno deben dejar de tener tanto “poder” para que sea la ciudadanía europea la que lo asuma a semejanza de lo que ocurre a nivel nacional.

Si queremos que la Unión Europea sea lo más democrática posible, el proceso de Spitzenkandidat debe respetarse para que sea la ciudadanía europea, a través de su Parlamento, la que tome las decisiones. Así, se construye la democracia europea.

*Arículo publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

📺 Mira este vídeo elaborado por el Parlamento Europeo sobre el proceso de “Spitzenkandidaten”

📝 «COPLA»

A través del World Federalist Movement conocí una iniciativa llamada COPLA. Se trata de una loable propuesta para la creación de una Corte Penal Latinoamericana y del Caribe contra el Crimen Transnacional Organizado.

Su objetivo, como mencionan sus promotores, es el de unir fuerzas para enfrentar un problema común para América Latina: el crimen organizado.

De esta manera, siguiendo el ejemplo de la Corte Penal Internacional a través de la cual se hace visible la cooperación internacional para luchar contra la violación de derechos a nivel internacional, se pretende que un Tribunal regional sea el que se encargue de juzgar delitos que se cometen a lo largo de la región latinoamericana. Así, funcionaría como una agencia de promoción de políticas públicas de seguridad a escala regional.

Configuran una Corte Penal Latinoamericana y del Caribe contra el Crimen Transnacional Organizado basada en la Convención de Palermo de la ONU contra el crimen transnacional organizado y sus protocolos anexos que actuaría contra las mafias regionales con elementos adecuados a la realidad actual.

En último término, ¿no podría esta iniciativa jugar como el elemento definitivo para la integración de América Latina? Se trata de un problema común que debería ser afrontado también de manera común. De esta manera, la cooperación daría paso a la integración. Como lo fue para Europa: la creación del Consejo de Europa (y su Tribunal Europeo de Derechos Humanos) no hizo sino facilitar la creación de la actual Unión Europea (con su Tribunal de Justicia de la UE) a través de la CECA.

A la población europea le unió enfrentarse a la dañina ambición de dominación a través de la cooperación que se tradujo en nuestro actual proyecto de integración europea que nos permite dejar de vernos como enemigos/as para vernos como parte de una misma comunidad, la europea. Ese era el objetivo: no más guerras civiles, llamadas mundiales (sobre todo, entre Alemania y Francia). En definitiva, la Paz. Logrado.
¡Ojalá la COPLA pueda convertirse en la CECA del continente latinoamericano!

Te animo a apoyar esta iniciativa a través de su web: http://www.coalicioncopla.org/adhesion/

*Arículo publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 “Juncker o cuando la no apariencia si hace al monje»

Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea, ha hecho unas declaraciones para lograr una “Unión más eficiente” que pretende que sirvan de base para la reunión informal de los dirigentes de la UE que se celebrará el 23 de febrero de 2018.

Durante su intervención señalaba que “algunos en la sociedad política británica están en contra de la verdad, pretendiendo que soy un federalista obstinado y estúpido, que estoy a favor de un superestado europeo”.

Pero veamos, una persona es ¿quién dice qué tipo de persona es o cómo se comporta? Si hay contradicción, ¿qué prima? Desde mi punto de vista, su comportamiento.

Por tanto, Juncker no se considera una persona “federalista”, pero si propone propuestas federalistas. Se puede creer que son suyas, que se le han ocurrido a él y solo. Pero no, ni una cosa ni la otra.
Juncker propone iniciativas federalistas que no son suyas, sino que vienen desarrollándose por personas que si se creen y ven como federalistas y por tanto, actúan como tal.

Las propuestas que Juncker propone pero que “no sabe que son federalistas” son, entre otras, las siguientes, mencionadas prácticamente todas en su discurso sobre el Estado de la Unión de 2017 y analizadas en este diario bajo el título “Discurso del Estado de la Unión de 2017 de Juncker”:

1. El establecimiento y mejora del proceso de elección de la Presidencia de la Comisión Europea llamado “Spitzenkandidat”, al que volveré posteriormente.

2. La unificación de las presidencias de la Comisión y del Consejo Europeo en una sola Presidencia.

3. La propuesta de un/a Ministro/a de Economía. Y ojo, utilizando la palabra “ministro/a”. Otra gran novedad teniendo en cuenta el debate mantenido durante la redacción de la fallida Constitución europea alrededor del término “Ministro/a de Asuntos Exteriores”, posteriormente llamado “Alto/a Representante para los Asuntos Exteriores y Política de Seguridad” en el Tratado de Lisboa que, por cierto, tiene funciones parecidas las que venían contempladas en la no nata Constitución europea.

4. La creación de una lista trasnacional para las próximas elecciones europeas de 2019 aprovechando los 25 asientos vacíos que dejan los/as eurodiputados/as británicos.

5. La creación de la Unión bancaria.

6. El rol más definido de la UE como actor global.

7. El cambio del uso de la unanimidad a la mayoría cualificada en ciertas áreas para imposibilitar el bloqueo político a través del veto.

8. El reforzamiento de la Eurozona para ir avanzando hacia una Unión más cohesionada.

Por tanto, Juncker se puede ver alto, delgado y rubio, pero no lo es. Las ideas que propone, como si fueran novedosas y plenamente suyas, son propuestas federalistas. Es más, él como Presidente de la Comisión Europea ha sido elegido por una propuesta, llamada “Spitzenkandidat”, que llevaban reclamando las personas que llevan años trabajando por la Europa Federal.

¿Qué quiere decir Spitzenkandidat? La obligación de acuerdo entre Consejo Europeo (Jefes/as de Estado y de Gobierno) y el Parlamento Europeo (representantes de la ciudadanía europea) para la elección de la Presidencia de la Comisión respetando los resultados de la elecciones al Parlamento Europeo y, de esta manera, parecerse más al funcionamiento de una elección a la presidencia de un gobierno nacional (el Congreso de los Diputados elige al Presidente del Gobierno español) y menos al funcionamiento de una organización internacional clásica. Esto es, parecerse más a un Estado-nación y menos a una organización internacional. O sea, que “el temor” de Juncker a que la Unión se parezca a un “super Estado”, podrán ver, que tiene un punto cómico.

En definitiva, para conseguir esta idea de hacer una “Unión más eficiente” no les quedará otra, como ha pasado hasta ahora, de ir tomando decisiones de carácter más integracionista o federalista, les guste o no. Es la única manera de construir lo que querían los/as progenitores de este proyecto político: una Unión política. En definitiva, una Europa Federal.

Fuente:
Comunicado del discurso de Juncker

*Arículo publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

 

📝 «¿Rectificando?… la Unión Europea necesita ser Social»

Comparto mi nuevo artículo de opinión llamado «¿Rectificando?… la Unión Europea necesita ser Social« publicado en Galicia Ártabra Digital

Tras el período del mantra “austeridad” emprendido por la Institución Europea con más poder político de la Unión Europea, el Consejo Europeo (conjunto de Jefes/as de Estado y de Gobierno de los 28), en el que el éxito ha brillado por su ausencia (como cabía esperar) parece que se ha producido un cambio de mentalidad. La Comisión Europea ha propuesto el llamado “Pilar Social”.

Se propone mejorar las condiciones de trabajo, reducir las desigualdades y mejorar la protección social en toda la Unión. Es una historia muy larga. En 2014, tener una gran iniciativa social fue una de las condiciones solicitadas por el grupo socialdemócrata para apoyar al candidato conservador Juncker como Presidente de la Comisión. Juncker propuso el “Pilar Social” y a finales del año pasado se proclamó junto con el Presidente del Parlamento Europeo y ante la presencia de los/as Jefes/as de Estado y de Gobierno de la UE.

Durante este acto, el Presidente de la Comisión señaló que: “(…) La proclamación del Pilar en la Cumbre Social de Gotemburgo llega en un momento clave para enraizar una fuerte dimensión social en el futuro de la Unión Europea”. El momento fue elegido con toda intención, haciendo de la dimensión social de Europa el primer hito en nuestro camino hacia Sibiu.

En una época de profundos cambios -tanto en la vida como en la política- lo más natural es volver a lo que te define y a lo que te mantiene en pie. Por tanto, celebro que hayamos podido ponernos de acuerdo todos sobre el Pilar europeo de derechos sociales en menos de seis meses desde que fuera propuesto por la Comisión Europea. Este compromiso compartido es una demostración clara de la unidad europea.

El Pilar europeo de derechos sociales, y la dimensión social de Europa en su conjunto, solo serán lo fuertes que les dejemos serlo. Es una responsabilidad conjunta, que empieza a nivel nacional, regional y local, con un papel fundamental de los interlocutores sociales y de la sociedad civil. Por lo tanto, al tiempo que respetamos y aceptamos plenamente los diferentes enfoques que existen en Europa, ahora todos tenemos que convertir los compromisos en acciones. Los europeos no se merecen menos.”

El objetivo de esta propuesta de 20 principios sociales es servir de brújula para seguir avanzando en la Europa Social. Es importante tener muy en cuenta que la política social y de empleo es responsabilidad de los Estados miembros de la UE y que la UE sólo puede actuar para apoyar y complementar aquella competencia (art 153 TFUE) bajo el principio de la subsidiariedad. De esta manera, la UE ha puesto en marcha algunos proyectos europeos en el ámbito de lo social como por ejemplo, la Garantía Juvenil.
Por tanto, la mencionada proclamación ha sido un paso importante en la escenificación de este renovado compromiso con la Europa social, pero de nada sirve si se queda solamente en esa fotografía. Es necesaria la decidida acción política para implementar esta batería de principios para convertirlos en derechos reales para la ciudadanía europea.

Tras el apoyo explícito, claro y constante de la Comisión y el Parlamento Europeo, es el Consejo Europeo, formado en su mayoría por Jefes/as de Estado y de Gobierno conservadores los que tienen la última palabra para la toma de las medidas necesarias para que estos deseos se conviertan en realidad. Esta Institución Europea, la responsable de la austeridad, es ahora la que debe “rectificar”, primero, para ensanchar al máximo posible el principio de subsidiariedad para que la UE pueda actuar en el ámbito social en la actualidad y en segundo lugar, debe iniciar un proceso de reforma de los Tratados europeos para, entre otras cuestiones, convertir la política social en un asunto de competencia plenamente europea.

📝 «El Premio Sájarov de 2017 a la oposición democrática venezolana»

El Parlamento ha concedido el premio Sájarov 2017 a la Libertad de Conciencia a la oposición democrática de Venezuela, finalista por segunda vez en estos premios.

Así, los galardonados son la Asamblea Nacional (Julio Borges) y todos los presos políticos enumerados por Foro Penal Venezolano, representados por Leopoldo López, Antonio Ledezma, Daniel Ceballos, Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González.

Entre los finalistas de esta edición también se encontraban, la activista indígena guatemalteca Aura Lolita Chávez Ixcaquic, defensora del medioambiente y los derechos humanos y el periodista sueco-eritreo Dawit Isaak, encarcelado desde 2001 por publicar informaciones favorables a la apertura democrática en el país africano.

De esta manera, un Parlamento apoya a otro Parlamento en el desarrollo de sus competencias. Ya, en una resolución de abril, el Parlamento condenó la “represión brutal ejercida por las fuerzas de seguridad venezolanas, así como por los grupos armados irregulares, contra los manifestantes pacíficos, y pidió al Gobierno de Caracas restaurar el orden democrático y liberar a los presos políticos”.

Y, en septiembre, el Parlamento instó a la UE a estudiar la imposición de sanciones a los implicados en violaciones de los derechos humanos en Venezuela, como la congelación de sus bienes y la prohibición de entrar en la Unión.

El Presidente del PE, Antonio Tajani señaló que “El Parlamento Europeo siempre ha estado en primera línea para defender la democracia, dentro y fuera de los confines de la UE. Hoy, volvemos a denunciar la terrible situación en Venezuela, donde los ciudadanos están privados de sus derechos fundamentales, en una espiral de crisis institucional, económica y social”.

“Mediante la concesión del premio Sájarov, el Parlamento reafirma su apoyo inquebrantable a la Asamblea Nacional, el único parlamento elegido democráticamente en Venezuela. Reiteramos también nuestra apelación a una transición pacífica hacia la democracia, así como al establecimiento de un corredor humanitario para aliviar el sufrimiento de la población”, agregó.

El premio Sájarov a la Libertad de Conciencia, que concede cada año el Parlamento Europeo, fue creado en 1988 para recompensar a las personalidades o colectivos que se esfuerzan por defender los derechos humanos y las libertades fundamentales. Así pues, mediante éste, el Parlamento no sólo influye en la configuración de la política de exteriores de la UE, sino que también pone en valor la defensa de los derechos humanos en todo el mundo.

*Arículo publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝