💡 El Pilar Social de la UE en Ferrol Análisis

Estoy muy contenta y agradecida de participar en la edición número 31 de la publicación Ferrol Análisis con un texto sobre el Pilar Social de la Unión Europea.

¡Muchas gracias al Club de Prensa de Ferrol por su invitación! Me emociona que mi primer escrito se haya publicado en una revista ferrolana y, sobre todo, de la relevancia de Ferrol Análisis por su contenido y por su repercusión social para la ciudad. ¡Gracias a todos/as!

¡Buena lectura!

🔨 Ursula Hirschmann, una mujer «sin patria»

Me gustaría compartir contigo una ponencia que he realizado recientemente sobre la figura de Ursula Hirschmann: 

«Gracias por la oportunidad de aportar mi granito de arena para poner a Ursula Hirschmann en el lugar que le corresponde en la historia que nos contamos sobre la construcción europea y los inicios de la idea de la Europa Federal.

Ursula Hirschmann nació en Berlín en 1913. A pesar de su infancia burguesa, siendo muy joven comenzó su militancia política en el partido socialdemócrata junto a su hermano.  Debido a ella y ante un Hitler que ya se había hecho con el poder en Alemania se vio obligada a irse del país y recaló en París.

Ursula, era una mujer sin patria, como dejó escrito en su biografía: “No soy italiana, aunque tengo hijas italianas; no soy alemana, aunque Alemania fue mi patria. Y ni siquiera soy judía, aunque podría haber sido detenida y luego quemada en un horno de algún campo de concentración”  Era una mujer sin patria, quizás porque su patria era Europa.

Nos encontramos pues, ante una mujer joven  de gran personalidad, consciente de la realidad en la que vivía y con una clara iniciativa política que antepone a una vida que podríamos llamar de “esperada” para una mujer de la época.

Tras este momento temprano en la vida de su vida, la Ursula mujer encontrará su futuro no sólo unido a la política sino también a dos hombres con los que compartirá familia y proyecto político.

Permaneció durante algún tiempo en París donde vivía de manera independiente gracias a su trabajo como profesora cuando su compromiso político la llevó a conocer al que sería su primer marido, el intelectual Eugenio Colorni, y con el que, posteriormente, vivió  en Trieste, Italia . Cuando éste es enviado prisionero por la Italia fascista a la apartada isla de Ventotene, ella se fue con él, a pesar de que la convivencia matrimonial ya no era buena y con sus tres hijas. Sin duda, otro ejemplo de una mujer comprometida con su vida.

Su estancia en Ventotene fue clave no sólo para los posteriores cambios que se producirían en su vida personal, como su divorcio de Eugenio y la vida en común con su segundo marido Altiero Spinelli, sino  que políticamente su contribución a la causa federalista fue innegable. Se pueden resaltar cuatro grandes hazañas políticas que le valdrían el apodo de “número 2” con el que tanto Altiero Spinelli como Ernesto Rossi se referían a ella considerándose ellos como “el número 1”.

En primer lugar, se llevó clandestinamente el conocido Manifiesto de Ventotene escrito en papel de fumar de la isla a la península italiana para redactarlo e imprimirlo junto con Ada Rossi y la hermana de Altiero Spinelli y para posteriormente, distribuirlo entre la resistencia antifascista italiana. Además de ello, también lo tradujo con gran rapidez al alemán para después compartirlo con la militancia antifascista alemana con la que mantenía contacto.

En segundo lugar, organizó la primera reunión del movimiento federalista europeo en Milán en 1943 y publicó la primera copia clandestina de “La unidad europea”, mientras Altiero Spinelli y Ernesto Rossi aún seguían presos.

En tercer lugar, organizó el primer simposio federalista internacional en París en 1945, con Altiero Spinelli exiliado en Suiza.

Y, en cuarto lugar, siendo consciente de que el proyecto europeo necesitaba de una mayor participación de las mujeres creó la organización “Femmes pour l’Europe” en Bruselas en 1975 para juntar a las mujeres de la política, la cultura y otros sectores para tratar temas como la igualdad, la asistencia entre las mujeres y otros temas más prácticos como el acceso a la formación para las mujeres en igualdad de condiciones con los hombres, diferentes  actos de discriminación contra las mujeres en el ámbito laboral y también aquellas problemáticas con las que se encontraban las mujeres inmigrantes.

Fíjense en esta indicación que realiza Maria Grazia Melchionni en su artículo “Le donne nella costruzione dell’Europa di domani” en relación con su iniciativa de crear un grupo político de mujeres: “en los años setenta, cuando Spinelli se convirtió en un comisario europeo con un personal calificado a su disposición, Ursula Hirschmann se sintió libre de salir de su sombra y recuperar su vena política personal.” En definitiva, comenzó su propia iniciativa política personal cuando ya entendió que su marido no requería tanto de su ayuda. Algo que, en mi opinión desgraciadamente, les ha pasado y le sigue pasando a muchas mujeres.

Lamentablemente, con su prematura muerte dejó su autobiografía “Noi senzapatria” sin terminar por lo que desconocemos sus verdaderas y profundas posturas políticas acerca de la Europa en la que le tocó vivir. Sin duda, una lástima.

La contribución de esta “europea errante” es vital para entender los inicios del movimiento federalista europeo. Por ello, reconocer su papel, como estamos haciendo aquí ahora, es un acto de justicia no sólo con ellas sino con el “nosotros neutro”, el que incluye tanto a ellos como a ellas.

En definitiva, Ursula fue una mujer para la que el amor y la política siempre estuvieron unidos.  Compartió vida (y seis hijas) y anhelos de una Europa en paz con estos hombres dedicados en cuerpo y alma a la política (y a los que veneramos por su visión política) porque también ella compartía esa misma alma política y un compromiso férreo con la construcción de una Europa federal. Se merece el mismo respeto y reconocimiento.

Gracias.»

*Me gustaría dar las gracias especialmente a tres compañeras federalistas que me han ayudado en la búsqueda de bibliografía: Mariasophia Falcone, Leonie Martin y especialmente, a Diletta Alese. Una ayuda imprescindible para entender a esta gran mujer y un apoyo que siempre encuentro cuando quiero profundizar en mi aprendizaje personal sobre el federalismo europeo. Realmente, grazie mille, thank you! 😁

Ahora me dirijo a ti, ¿conocías a Ursula?, ¿qué te ha parecido su contribución a la Europa Federal? ¡Déjame tu comentario! 📝

💡 Archivos históricos de la UE y del Parlamento Europeo

Hoy te dejo un post exprés con tres enlaces muy muy interesantes:

  • ¿Quieres conocer mejor la historia del Parlamento Europeo (PE)? Visita esta web en la que encontrarás su archivo histórico (inglés)!
  • En esta otra verás el Archivo Histórico de la UE (European University Institute)
  • Y, en esta web encontrarás las bibliotecas de las Instituciones de la UE (castellano).

Sigue la conversación con la etiqueta #EUArchives en Twitter:

¡Buena lectura! ¿Conocías estos recursos? ¡Déjame tu comentario! 📝

✪ New Year’s Resolutions para la UE: 7. Comportarnos como un gran Pueblo Europeo

Mi último deseo para este importante año 2019 de mi lista de “New Year’s Resolutions para la UE” es que la ciudadanía europea se dé cuenta de que ya es el PUEBLO EUROPEO.

La cuestión de si existe o no “el pueblo europeo” ha estado y seguirá estando en los debates políticos, académicos a lo largo y ancho del continente y fuera de él. Es un debate que parece no tener fin… ¿un pueblo vinculado a una organización internacional? Parece teóricamente imposible… pero la UE no es una organización internacional cualquiera!

 A mí sinceramente, ya me parece que existe un pueblo europeo como tal.  Yo soy del norte de Galicia que tiene sus diferencias con el sur de la región, júntalas y tienes una Comunidad Autónoma, ahora añade las diferencias con el centro, el este y sur de España y ya somos país. Y juntas todas esas ricas diferencias construyes una “Unión unida en la diversidad”, la UE.  No hay contradicción, solo SUMA. Así de sencillo. He ahí un pueblo diferente a todo lo demás.

Cuando hablamos de pueblo, ¿a qué nos referimos? A la noción de una identidad común. Esto me recuerda a la referencia de los autores de Por Europa cuando se plantean: “¿Cómo se reconoce a los europeos? No tanto por el color de su piel, su nacionalidad o su idioma, sino más bien por su manera de pensar, de actuar, su forma de ver las personas y las cosas. Por un estilo de vida que casi nunca se ve en el europeo se ha convertido en norteamericano. Un europeo siente pasión por su ciudad, está fuertemente vinculado con su religión, quiere a su país, sin que ello le impida tener una convicción europea, profundamente arraigada. La identidad europea “postnacional” no es más que una ampliación de la personalidad de capas múltiples que todos tenemos. Todas esas capas, todas esas identidades y personalidades diferentes puedes pertenecer fácilmente a un mismo individuo, sin contradecirse, sin chocar unas contra otras”.( Cohn-Bendit, D., Verhofstadt, G., Quatremer, J., & Méndez de Vigo, I. (2012). Por Europa: Un manifiesto. Madrid: Biblioteca Nueva. p. 84)

Pascal Fontaine señala que la sensación de pertenencia procede, sobre todo, de la sensación de participar personalmente en la toma de decisiones de la UE. La legitimidad democrática se basa en el derecho de voto de la ciudadanía europea al Parlamento Europeo que aumenta progresivamente a medida que esta cámara consta de más poderes. También, los parlamentos nacionales tienen una mayor participación en las empresas de la UE y los ciudadanos europeos participan más activamente en las organizaciones no gubernamentales (ONG), en los movimientos políticos y en la creación de partidos políticos a escala europea. (Fontaine, P. (2014). In Comisión Europea. Dirección General de Comunicación. (Ed.), Doce lecciones sobre Europa. Bruselas p. 30).

Por ello, es vital que votemos en las Elecciones Europeas que se celebrarán este año! 😉

La referencia a la ciudadanía europea la encontramos en el Preámbulo del TUE cuando los Estados Partes se manifiestan: “Resueltos a crear una ciudadanía común a los nacionales de sus países” (párrafo décimo).

Posteriormente, se establece el principio de la igualdad de sus ciudadanos afirmando que será ciudadano de la Unión toda persona que tenga la nacionalidad de un Estado miembros y añade que la ciudadanía del a Unión se añade a la ciudadanía nacional “sin sustituirla”. Así, lo establece el art. 9 TUE: “La Unión respetará en todas sus actividades el principio de la igualdad de sus ciudadanos, que se beneficiarán por igual de la atención de sus instituciones, órganos y organismos. Será ciudadano de la Unión toda persona que tenga la nacionalidad de un Estado miembro. La ciudadanía de la Unión se añade a la ciudadanía nacional sin sustituirla.”

Además, el art. 20 TFUE enumera un catálogo de derechos inherente al estatuto de ciudadanos de la Unión (posterior desarrollo en los arts. 21 a 25 TFUE).

Resumiendo, la creación de la ciudadanía y del estatuto de ciudadano de la Unión supuso una doble novedad. Por un lado, se supera la dimensión económica en el proyecto de integración europea y, por otro, se crea un estatuto jurídico integrado por un catálogo de derechos vinculados a la nacionalidad del Estado miembros pero independientes de esta.

De esta manera, la idea de pueblo europeo está en construcción. Se trata de sembrar el sentimiento de pertenencia al proyecto europeo, es decir, el sentimiento como “europeo/a”. Yo estoy convencida de que ya existe pero no somos conscientes. Por ello, demostramos que ya somos un demos europeo cuando nos comportamos como tal: cuando viajamos con nuestro carnet de identidad fuera de las fronteras de nuestro país (zona Schengen), cuando utilizamos una moneda común… cuando votamos en las Elecciones al Parlamento Europeo 😀

Y tú, ¿qué opinas sobre esto? ¿ya te sientes ciudadana/o europea/o como yo? 😉 ¡Déjame tu comentario! 📝

*Artículo publicado en Galicia Ártabra Digital (24/02/2019): «¿Y si ya fuéramos un pueblo europeo?«

✪ New Year’s Resolutions para la UE: 6. DISCURSO + ACCIÓN EUROPEÍSTA

Seguimos con mi lista de  New Year’s Resolutions de 2019 para la UE (penúltimo post!):

Este año 2019 es un año muy importante para la Unión, porque se celebran las Elecciones Europeas (las elecciones al Parlamento Europeo).

En cada convocatoria electoral se suele decir que “estas elecciones son decisivas” porque “la UE está en crisis”, parece que siempre está en crisis y que “está solución X” es la “definitiva” para “solucionar todos los problemas” de la Unión Europea. No sé si se capta el tono irónico que todo esto tiene para mí 😉

Las Elecciones Europeas son importantes, todas lo son. El proyecto europeo no está en crisis, como cualquier construcción humana está “en proceso” y por ello requiere de visión y paciencia, mas que de cortoplacismo e histeria.  

Pero, sin duda, estos años además de complejos se presentan como un reto, desde mi punto de vista, para la Unión. Afrontamos el resurgimiento de posturas políticas que la propia Historia europea parecía haber dejado atrás. Parecía que la violencia y la muerte que ha asolado este continente había agotado suficientemente la paciencia de la sociedad europea como para no volver al fanatismo de las ideas escoradas y parapetadas por el odio. Con esto no quiero decir que crea que se produzca una nueva guerra europea, pero hay que poner un cortafuego democrático y pacífico a tantos conatos de pasado.

Vivimos en un momento social vital para reconducir rumbo y reconfirmarnos como un sociedad europea que cree en los valores que dieron la luz a organizaciones internacionales que velan por ellos como el Consejo de Europa y la Unión Europea.

Por ello, le deseo a la ciudadanía europea, como decimos en mi tierra (Galicia), mucha “cabesiña” para que opten por opciones políticas respetuosas con las reglas de juego democrático, los derechos humanos, las instituciones, etc.

Y, añado, no sólo se trata de elegir a personas que hagan un  discurso europeísta sino de exigir que tales palabras se conviertan en acciones políticas coherentes con ellas. No valen las medias tintas, la Unión se merece que no sólo se lean palabras bonitas de “más Europa”, sino que la acción política sea consecuente con ellas!

Estamos llamados/as a votar este 26 de mayo ↓ ↓ ↓

Te dejo algunos posts relacionados con este tema:

 

Y tú, ¿qué opinas sobre esto? ¡Déjame tu comentario! 📝

✪ New Year’s Resolutions para la UE: 5. VOLUNTAD POLÍTICA en los/as líderes nacionales para “dejar de salir en la foto” para que la foto solo sea europea

Mi quinto deseo para la UE en este año es que ésta cuente con la VOLUNTAD POLÍTICA de sus líderes nacionales para “dejar de salir en la foto” para que la foto solo sea europea.

Te comentaba en mi deseo número 3 de mi lista de New Year’s Resolutions de 2019 para la UE que la Unión merece que la ciudadanía europea y sus representantes tengan el CORAJE necesario para implementar las medidas necesarias para crear la unión política que nos llevará a la Europea federal.

El coraje es condición sine qua non para que este proceso se dé junto con la voluntad política en los/as líderes nacionales para “dejar de salir en la foto” para que la foto solo sea europea.

Y, ¿a qué me refiero con esto? Me refiero a que los titulares no pueden ser que Merkel y Macron se reúnen y que con solo ese hecho se producirá algún tipo de cambio (mágico) en la Unión. Aunque las/os líderes de los estados miembros de la UE son imprescindibles entendiendo que estamos ante un proceso de integración de estados y pueblos, no pueden tener más protagonismo que las/os líderes de las Instituciones Europeas.

Que las fotos se hagan a éstos que he mencionado significa que la percepción (que no siempre casa con la realidad) es de que el poder está únicamente en éstos y no en los otros. Y ya sabemos que la percepción puede ser más determinante en la creación de “una verdad” que la propia realidad.

Las fotos, osea, el interés mediático debe estar en las personas que lideran las decisiones a nivel europeo y sus reuniones. Y no por una cuestión de ego, sino por una cuestión de respeto a las reglas dadas.

Mientras en las fotos aparezcan los líderes nacionales en fotos europeas como únicos o eminentemente preferentes, la ciudadanía seguirá en un estado de confusión permanente (y comprensible) porque el relato escénico y fotográfico que se le cuenta es uno y la realidad (que siempre acaba por aparecer) es otra.

Uno de los últimos ejemplos podría ser el bombo y platillo que se le ha dado a la renovación del acuerdo franco-alemán en Aquisgrán. La nueva firma del tratado que permite reforzar la concordia entre ambos países es importante, si claro. Pero, esta foto sigue siendo la foto de un acuerdo bilateral entre dos países, ¿qué buscan entenderse para construir Europa? Si claro, eso es fundamental! Pero, la Unión son 28 (o casi 27) países, no sólo dos. El entendimiento entre Francia y Alemania seguirá siendo determinante para el futuro de la Unión, pero ya no creo que su único motor. Es necesario incorporar las visiones del resto de socios iguales de la UE y sobre todo darle el lugar que les corresponde a sus legítimos representantes del Parlamento Europeo, Comisión y Consejo Europeo.

Y para eso la voluntad política requiere de más visión de Unión y menos ego.

Y tú, ¿qué opinas sobre esto? ¡Déjame tu comentario!

✪ New Year’s Resolutions para la UE: 4. Ambición con determinación para construir la Europa SOCIAL

El cuarto deseo de mi lista de deseos para la UE para 2019 (-> New Year’s Resolutions de 2019 para la UE) se refiere a la Europa SOCIAL. Es necesario tener la ambición de ponerla en marcha y la determinación para lograrla.

La Unión Europea no es la “Europa de los mercaderes”, sino un proyecto político supranacional que tiene una vertiente económica, pero que también debe desarrollar al máximo su área social denominada Pilar Social.

La Unión, a través de sus Instituciones, ha declarado su voluntad de implementar las medidas que este pilar contempla, pero son los Estados miembros los que siguen manteniendo la competencia para legislar sobre los diferentes temas. Es importante que se realice la cesión de competencias necesaria para que las Instituciones Europeas puedan legislar sobre todos los aspectos que el pilar contempla. Para ello, es necesario una modificación de los tratados europeos.

Mientras tanto y exprimiendo al máximo las capacidades que les dan los tratados, las Instituciones Europeas van logrando acuerdos en temas concretos para avanzar en este objetivo social.

Uno de los más recientes ejemplos a este respecto es la aprobación del permiso de paternidad intransferible: “Los negociadores de la comisión de Empleo del Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo con los ministros de la UE sobre el permiso de paternidad no transferible para potenciar las oportunidades de las mujeres en el mercado laboral.”

Si queremos una Europa democrática y próspera, lo social debe ser una prioridad.

Te invito a leer un artículo que escribí sobre este tema: ¿Rectificando? La UE necesita ser social

Aquí te dejo los enlaces para que conozcas mejor el Pilar Social:

 

Y tú, ¿qué opinas sobre esto? ¡Déjame tu comentario! 📝