✩ ¿Conoces Paneuropa? II

Como comentaba en el post anterior, la idea de «Paneuropa» no puede explicarse en un solo post. Así que brevemente intentaré explicar en el post de hoy algunas otras cuestiones relevantes que Richard Nikolaus Coudenhove-Kalergi compartió con nosotros.

Él entendía como la única vía posible que tenía Europa para salvarse era convertirse en una asociación económica y política. Para ello, era necesario establecer instituciones que permitieran forjar esa unidad.

En esta unidad era vital la reconciliación franco-alemana (¿te suena?). El entendía que la unión de estas dos potencias les permitirían competir con potencias como el Reino Unido, la URSS o Estados Unidos.

Él vaticinó que si no se llegaba a un entendimiento entre estos dos pueblos, el ultranacionalismo alemán llevaría a toda Europa a una nueva contienda…

Uno de los aspectos que a mi más me llama la atención es que este autor deja fuera de esta unión a Gran Bretaña. Él lo tenía claro, mientras siguiera existiendo el Imperio Británico la entrada de Gran Bretaña no tendrá cabida.

Ante esta cuestión se plantea la creación de dos tipos de uniones  la “Pequeña Europa” o de la “Gran Europa”. En el caso de la “Gran Europa”  se obtendrían dos uniones: en la primera, estarían los países de lengua inglesa, repartidos por todo el mundo y que formaban en ese momento parte del Imperio británico y, en la segunda, un conjunto homogéneo de países no-británicos situados en el Continente europeo.

El intuía que las opiniones divergentes en política exterior entre ambas partes paralizarían hasta la ruptura de la Gran Europa.  ¿El problema se resolvería si Gran Bretaña e Irlanda se incorporaran a la Unión sin sus colonias ni dominios? Este autor creía que, quizás, en este caso, los ingleses podrían no querer unirse a Paneuropa, sino a América del Norte.

Pero ¿le convenía a Gran Bretaña la existencia de Paneuropa? Sí, porque esta organización serviría de barrera para el posible avance de los rusos y, por tanto, el autor creía que los ingleses estarían a favor de la creación de Paneuropa siempre que se les garantizara su seguridad.

Por otro lado, tampoco se contemplaba que la Unión Soviética formara parte de esta Unión. Al fin y al cabo, estamos hablando de otro imperio. Este autor alertaba del totalitarismo comunista. La URSS pretendería una revolución mundial y, por tanto, sus intentos de expandirse seguirían presentes. Pero con ello no quería referirse a que esta unión europea debiera enfrentarse a la URSS, sino más bien lo contrario, la única solución posible seria la búsqueda de la paz, aunque buscando su seguridad mediante pactos.

Richard Nikolaus Coudenhove-Kalergi creía que la mejor opción era la creación de la “Pequeña Europa” que debía relacionarse con Gran Bretaña y con la URSS.

 

-> Artículos relacionados:

¿Conoces Paneuropa? I

Richard Nikolaus Coudenhove-Kalergi. Autor de Paneuropa

✩ ¿Conoces Paneuropa? I

Paneuropa es una idea sobre el futuro de Europa que surge en el tiempo de entre guerras y que pretendía lograr la reconciliación del continente europeo ¿te suena? ¿un poco, no? 😉

El conde Coudenhove-Kalergi fue un hombre que apostó por la esperanza tras haber vivido la I Guerra Mundial.

Uno de sus primeros textos, el “Manifiesto Paneuropeo”, comienza de esta forma:

“¡Europeos, europeas!

(…)

Con inconcebible ligereza, se juega  Europa sus destinos; con inconcebible ceguera, se niega a ver lo que viene; con inconcebible pasividad, se deja empujar hacia las peores catástrofes que hayan amenazado jamás a un continente.

La única salvación reside en Paneuropa, en la reunión de todos los Estados democráticos del continente en una agrupación política y económica internacional.”

El autor consideraba imprescindible para el futuro de Europa la unión de sus pueblos en los llamados “Estados Unidos de Europa”. Solo de este modo, se lograría el desarrollo social y económico que la guerra había cercenado. Así, el mencionado Manifiesto Paneuropeo, fechado en 1924, termina de esta forma:

 “No tenemos derecho a confinarnos en la crítica, tenemos el deber de contribuir a la elaboración de nuestros destinos políticos.

Si los pueblos de Europa quieren, Paneuropa se realizará: les basta para ello con negar sus votos a todos los candidatos y partidos cuyo programa antieuropeo. No hay que cansarse en repetir esta verdad sencilla: ¡una Europa dividida condice a la guerra, a la opresión, a la miseria; una Europa unida, a la paz, a la prosperidad! ¡Salvad a Europa y a vuestros hijos!”

La materialización de esta propuesta residía en la construcción del sentimiento de identidad, en el llamado “patriotismo paneuropeo” que superaría los nacionalismos. El nacimiento de la nación europea se basaría en la cultura europea occidental.

El autor desarrolló un plan estructurado en etapas: diplomática, jurídica, económica y, finalmente, política. Tras superar la última, se produciría irremediablemente la fundación de los “Estados Unidos de Europa” o Paneuropa.

Paneuropa estaba estructurado en un programa claramente delimitado. En la primera conferencia se decidiría un calendario de reuniones periódicas y la creación de una Oficina paneuropea semejante a la ya existente Oficina panamericana. El siguiente paso sería la celebración de un tratado de arbitraje y garantía entre las democracias del continente en el marco de la Conferencia paneuropea. Para ello, sería necesario conseguir que “vencedores” y “vencidos” se sentasen en dicha conferencia en condiciones de igualdad. El principal acuerdo residía en la creación de una unión aduanera, que con el tiempo abocaría a una integración económica. La superación de las barreras a la libre circulación de mercancías conduciría a un indispensable saneamiento económico del continente. A partir de ahí, el establecimiento de un mercado único y una moneda común serían pasos que vendrían dados por la propia dinámica de los intercambios comerciales. Como consecuencia de la libre competencia, los productos alcanzarían una mejor calidad a precios más reducidos.

Aunque en un principio no existe ninguna referencia a un parlamento europeo, posteriormente se convertirá en uno de los pilares fundamentales de su propuesta.

En el aspecto militar, se preveía una alianza garantizada a través de un ejército común.

Y para resolver las controversias, el sistema consistía en una serie de tribunales arbitrales conjuntos encargados de aplicar e interpretar las normas de la unión.

Hasta aquí por hoy, pero otro día seguiré tratando Paneuropa, hay mucho todavía que contar….

¿A ti qué te parece? ¿te suena de algo este proyecto? 📝

Para más info:

  • «Manifiesto Paneuropeo».  En D. de Rougemont. Vingt-huit siècles d’Europe, Paris 1961;  trad. Castell. bajo el titulo Tres Milenios de Europa, por F. Vela, Madrid, 1963 pp. 405-06
  • Página web de la organización Paneuropa
  • Página web de la organización en España

 

-> Artículos relacionados:

¿Conoces Paneuropa? II

Richard Nikolaus Coudenhove-Kalergi. Autor de Paneuropa