✪ New Year’s Resolutions para la UE: 4. Ambición con determinación para construir la Europa SOCIAL

El cuarto deseo de mi lista de deseos para la UE para 2019 (-> New Year’s Resolutions de 2019 para la UE) se refiere a la Europa SOCIAL. Es necesario tener la ambición de ponerla en marcha y la determinación para lograrla.

La Unión Europea no es la “Europa de los mercaderes”, sino un proyecto político supranacional que tiene una vertiente económica, pero que también debe desarrollar al máximo su área social denominada Pilar Social.

La Unión, a través de sus Instituciones, ha declarado su voluntad de implementar las medidas que este pilar contempla, pero son los Estados miembros los que siguen manteniendo la competencia para legislar sobre los diferentes temas. Es importante que se realice la cesión de competencias necesaria para que las Instituciones Europeas puedan legislar sobre todos los aspectos que el pilar contempla. Para ello, es necesario una modificación de los tratados europeos.

Mientras tanto y exprimiendo al máximo las capacidades que les dan los tratados, las Instituciones Europeas van logrando acuerdos en temas concretos para avanzar en este objetivo social.

Uno de los más recientes ejemplos a este respecto es la aprobación del permiso de paternidad intransferible: “Los negociadores de la comisión de Empleo del Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo con los ministros de la UE sobre el permiso de paternidad no transferible para potenciar las oportunidades de las mujeres en el mercado laboral.”

Si queremos una Europa democrática y próspera, lo social debe ser una prioridad.

Te invito a leer un artículo que escribí sobre este tema: ¿Rectificando? La UE necesita ser social

Aquí te dejo los enlaces para que conozcas mejor el Pilar Social:

 

Y tú, ¿qué opinas sobre esto? ¡Déjame tu comentario! 📝

☆ Comité Económico y Social Europeo

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) es un órgano consultivo de la UE compuesto por representantes de las organizaciones de trabajadores y empresarios y otros grupos de interés.

El CESE emite dictámenes sobre cuestiones de la UE para la Comisión Europea, el Consejo de la UE y el Parlamento Europeo, y actúa como puente entre las instituciones de la UE con capacidad decisoria y los ciudadanos europeos. De esta manera, permite a los grupos de interés emitir una opinión formal sobre las propuestas legislativas de la UE.

Así, sus tareas se centran en:

  • promover por que la política y la legislación de la UE se adapten a las condiciones económicas y sociales, buscando un consenso que sirva al bien común;
  • promover una UE participativa, dando voz a las organizaciones de trabajadores y empresarios y otros grupos de interés y garantizando el diálogo con ellos;
  • promover los valores de la integración europea e impulsar la causa de la democracia participativa y las organizaciones de la sociedad civil.

También, recibe consultas del Parlamento Europeo, el Consejo de la UE y la Comisión Europea sobre diversos asuntos y emite dictámenes por iniciativa propia.

Los miembros del CESE trabajan para la UE, y actúan con independencia de sus gobiernos. Y, además, mantiene el contacto con los consejos económicos y sociales regionales y nacionales de toda la UE, en particular para intercambiar información y debatir cuestiones específicas.

-> Puedes seguir su actividad mediante su boletín

-> Puedes visitar el CESE

¿Conocías este órgano de la UE? ¿Qué te parece? ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 “¿Rectificando?… la Unión Europea necesita ser Social”

Comparto mi nuevo artículo de opinión llamado ¿Rectificando?… la Unión Europea necesita ser Social publicado en Galicia Ártabra Digital

Tras el período del mantra “austeridad” emprendido por la Institución Europea con más poder político de la Unión Europea, el Consejo Europeo (conjunto de Jefes/as de Estado y de Gobierno de los 28), en el que el éxito ha brillado por su ausencia (como cabía esperar) parece que se ha producido un cambio de mentalidad. La Comisión Europea ha propuesto el llamado “Pilar Social”.

Se propone mejorar las condiciones de trabajo, reducir las desigualdades y mejorar la protección social en toda la Unión. Es una historia muy larga. En 2014, tener una gran iniciativa social fue una de las condiciones solicitadas por el grupo socialdemócrata para apoyar al candidato conservador Juncker como Presidente de la Comisión. Juncker propuso el “Pilar Social” y a finales del año pasado se proclamó junto con el Presidente del Parlamento Europeo y ante la presencia de los/as Jefes/as de Estado y de Gobierno de la UE.

Durante este acto, el Presidente de la Comisión señaló que: “(…) La proclamación del Pilar en la Cumbre Social de Gotemburgo llega en un momento clave para enraizar una fuerte dimensión social en el futuro de la Unión Europea”. El momento fue elegido con toda intención, haciendo de la dimensión social de Europa el primer hito en nuestro camino hacia Sibiu.

En una época de profundos cambios -tanto en la vida como en la política- lo más natural es volver a lo que te define y a lo que te mantiene en pie. Por tanto, celebro que hayamos podido ponernos de acuerdo todos sobre el Pilar europeo de derechos sociales en menos de seis meses desde que fuera propuesto por la Comisión Europea. Este compromiso compartido es una demostración clara de la unidad europea.

El Pilar europeo de derechos sociales, y la dimensión social de Europa en su conjunto, solo serán lo fuertes que les dejemos serlo. Es una responsabilidad conjunta, que empieza a nivel nacional, regional y local, con un papel fundamental de los interlocutores sociales y de la sociedad civil. Por lo tanto, al tiempo que respetamos y aceptamos plenamente los diferentes enfoques que existen en Europa, ahora todos tenemos que convertir los compromisos en acciones. Los europeos no se merecen menos.”

El objetivo de esta propuesta de 20 principios sociales es servir de brújula para seguir avanzando en la Europa Social. Es importante tener muy en cuenta que la política social y de empleo es responsabilidad de los Estados miembros de la UE y que la UE sólo puede actuar para apoyar y complementar aquella competencia (art 153 TFUE) bajo el principio de la subsidiariedad. De esta manera, la UE ha puesto en marcha algunos proyectos europeos en el ámbito de lo social como por ejemplo, la Garantía Juvenil.
Por tanto, la mencionada proclamación ha sido un paso importante en la escenificación de este renovado compromiso con la Europa social, pero de nada sirve si se queda solamente en esa fotografía. Es necesaria la decidida acción política para implementar esta batería de principios para convertirlos en derechos reales para la ciudadanía europea.

Tras el apoyo explícito, claro y constante de la Comisión y el Parlamento Europeo, es el Consejo Europeo, formado en su mayoría por Jefes/as de Estado y de Gobierno conservadores los que tienen la última palabra para la toma de las medidas necesarias para que estos deseos se conviertan en realidad. Esta Institución Europea, la responsable de la austeridad, es ahora la que debe “rectificar”, primero, para ensanchar al máximo posible el principio de subsidiariedad para que la UE pueda actuar en el ámbito social en la actualidad y en segundo lugar, debe iniciar un proceso de reforma de los Tratados europeos para, entre otras cuestiones, convertir la política social en un asunto de competencia plenamente europea.