🔨 El ejemplo de los Estados Unidos de América para la UE

El profesor Josep Colomer señala lo siguiente:

“Los procesos de construcción de los Estados Unidos de América desde finales del siglo XVIII y de la Unión Europea desde mediados del siglo XX son las principales muestras de que puede existir una vasta unidad política de ámbito continental basada en principios democráticos. Mientras la Unión Europea sigue siendo un proyecto repleto de incertidumbres, la experiencia previa de la construcción de los Estados Unidos de América constituye la mejor referencia y la mayor esperanza de éxito

¡Te recomiendo leer su libro “Europa, como América: Los desafíos de construir una federación continental” en donde reflexiona sobre esto!

¿Tú qué opinas sobre estas líneas? ¿Crees que el modelo federalista norteamericano puede ser un modelo para la integración de la UE? ¡Déjame tu comentario y lo debatimos! 📝

 

*Colomer, J. M. (2010). Europa, como América: Los desafíos de construir una federación continental (1st ed.) Barcelona : La Caixa, Servicio de Estudios, D.L. 2010. p. 10

Salvador de Madariaga en el Congreso de La Haya de 1948

Salvador de Madariaga pronunció un brillante discurso como recién elegido Presidente de la Comisión Cultural del Movimiento Europeo en el célebre Congreso de La Haya de 1948, del que este año celebramos su setenta aniversario:

“Europa debe hacerse. Hemos aquí manos a la obra, empujados por os sentimientos: el peligro, sentimiento negativo; y la inspiración creadora, sentimiento positivo”

“Europa debe nacer para que nuestras naciones no mueran. Mas Europa debe nacer porque la hemos concebido. Las dos costumbres se completan. El peligro estimula el ser y el ser aleja el peligro”.

“Tenemos, ante todo, que amar a Europa, esta Europa sonora por la “risa enorme” de Rabelais, iluminada por la sonrisa de Erasmo y el espíritu de Voltaire, donde brillan los ojos de Dante, los ojos luminosos de Shakespeare, los ojos serenos de Goethe y los ojos torturados de Dostoievski. Esta Europa en que sonríe la Gioconda, esta Europa que vió a Miguel Angel y a David, esta Europa en que brilla el genio espontáneo de Bach a través de su geometría intelectual, en donde Hamlet busca en el pensamiento el misterio de su inacción y Fausto en la acción consuelo al vacío de su pensamiento; donde Don Juan busca en las mujeres halladas a la que nunca halló, y en donde Don Quijote, lanza en ristre, galopa para obligar a la realidad a elevarse sobre sí misma. Esta Europa donde Newton y Leibniz miden lo infinitesimal, en que las catedrales brillan, como decía Musset, arrodilladas en su vestido de piedra; en donde los ríos, hilos de plata, engarzan collares con las ciudades, joyas talladas en el espacio por el cincel del tiempo. Esa Europa debe nacer y nacerá cuando los españoles dirán “Nuestra Chartres”, cuando los ingleses dirán “nuestra Cracovia”, cuando los italianos dirán “Nuestra Copenhague”, cuando los alemanes dirán “Nuestra Brujas”  y retrocederán horrorizados ante la idea de volver a poner encima manos asesinas. Esta Europa vivirá, pues que es entonces cuando el Espíritu que dirige la Historia habrá pronunciado las palabras creadoras: “Fiat Europa”.

Estas líneas las recoge el poeta Luis López Álvarez en su libro “En Europa con Madariaga” amigo personal de Salvador de Madariaga.

 

Es un libro muy interesante. No es exactamente una biografía ni de uno ni de otro sino, mas bien las vivencias de dos amigos marcadas por una época y los recuerdos de uno de ellos sobre las mismas. A mí me ha gustado porque, al fin y al cabo, se trata de las impresiones de alguien que fue testigo de la Historia.

A a ti, ¿¡¿ qué te parecen estas palabras de Salvador de Madariaga ?!? 😀

Fuente: López Álvarez, Luis “En Europa con Madariaga”, Colección Soláster, Madrid, 2002. Pág. 15

 

69º Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Hoy, día 10 de diciembre se cumplen 69 años de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Merece la pena recordar en este día un texto tan importante como el mencionado y a la Presidenta de la comisión que lo redactó, Eleanor Roosevelt!

Y para ello, me gustaría recomendar dos libros interesantísimos:

24883476_10213311283850834_869666122769235463_o.jpg

  • Un mundo nuevo. Eleanor Roosevelt y la Declaración Universal de Derechos Humanos” de Mary Ann Glendon. Fondo de Cultura Económica, Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Universidad Panamericana, México, D.F., 2011

En este libro se examina con detalle la gran labor de Eleanor al frente de la comisión redactora de la Declaración: su análisis sobre la situación geopolítica que dificultaba la redacción del texto y su estudio sobre la naturaleza filosófica y jurídica de la Declaración que le permitirán realizar aportaciones a sus colegas que serán decisivas para consensuar el texto que posteriormente será aprobado.

  • Eleanor Rosevelt. La feminista que cambió el mundo” J. William T. Youngs. Libros de Vanguardia, Barcelona, 2015

Este libro hace un repaso de la vida de Eleanor. Nos cuenta su desarrollo personal como persona y como mujer consciente de las injusticias en las que vivía por el simple hecho de serlo y cómo desarrolló su papel como Presidenta.

En este segundo libro, Laura Freixas en el prólogo títulado “Una revolución amable” señaló que “Eleanor Roosevelt constituye sin ninguna duda un gran modelo político y humano. Especialmente para las mujeres. Porque supo hacer grandes cosas por sí misma, sin pagar los precios desgraciadamente habituales que son la soledad, la marginación, el enfrentamiento con los hombres… Un ejemplo, quizá no muy fácil de seguir, pero enormemente estimulante“. (págs. 13-14)

Las Naciones Unidas han lanzado una campaña para celebrar el que será el 70 aniversario de esta Declaración. Con ella, pretenden “destacar la trascendencia de este documento histórico, que proclamó los derechos inalienables inherentes a todos los seres humanos, sin importar su raza, color, religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, lugar de nacimiento ni ninguna otra condición“.

Como parte de la celebración de este Día Internacional de los Derechos Humanos, me parece muy interesante hacer brevemente el mapa mental de la protección de los Derechos Humanos para Europa. Me refiero a que además de las Naciones Unidas y sus Tratados Internacionales de protección de los Derechos Humanos también contamos con dos niveles más de protección europeos: el del Consejo de Europa y el de la Unión Europea. Y por supuesto, los derechos fundamentales contenidos en las constituciones nacionales, como la nuestra, la Constitución Española de 1978.

Así, el Consejo de Europa junto con su tribunal llamado Tribunal Europeo de Derechos Humanos se encarga de la protección de los derechos que se contienen en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Y además, para los, de momento, 28 Estados miembros de la UE también contamos con otro texto júridico vinculante de protección de derechos llamado la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se encarga de proteger.

Ambos, el Consejo de Europa y la UE colaboran para mejorar la protección de los Derechos Humanos en Europa tal y como pone de manifiesto la última reunión que mantuvieron hace unos días el Secretario General del Consejo de Europa Thorbjørn Jagland y el Primer Vice Presidente de la Comisión Europea Frans Timmermans en la que hicieron un llamamiento a los gobiernos para volver a comprometerse a promover y mantener los estándares de derechos humanos.

Timmermans-Jagland_49678_001.jpg

En fin, sirva este brevísimo esquema para darnos cuenta de la defensa de los Derechos Humanos debe ser y es una cuestión vital que debe respetarse tanto a nivel político como jurídico. Y, evidentemente, entre nosotras, las personas que convivimos en este mundo.

Libro: ¡Por Europa! Un manifiesto. Daniel Cohn-Bendit y Guy Verhofstadt

Uno de los libros que he leído este verano y que más me ha gustado es este:

bnmvcx

No sé si conoces a los autores, pero, a priori, poco tienen que ver. Uno es un histórico activista (participó en el Mayo del 68 francés), Daniel Cohn-Bendit y el otro, es un político liberal, ex-Primer Ministro belga, Guy Verhofstadt. Los dos tienen algo en común que les une, a pesar de todo, son federalistas europeos.

He de reconocer que esta idea me fascina: el federalismo europeo. Ellos mantienen, como muchos otros/as, yo incluida, que es posible y necesario un Estado Federal Europeo.  Se debe concluir, cuanto antes, el proceso de integración europeo.

En la contraportada del libro señalan: “Europa tiene que liberarse para siempre de sus demonios nacionales. Europa tiene que despojarse para siempre del ombliguismo de sus Estados nación. Realmente, en Europa es necesario un cambio radical, una auténtica revolución. Hay que construir una Unión Federal Europea. Una Unión Federal que le permita ocupar cuanto antes su lugar en el mundo posnacional que se anuncia. Quienes no se dan cuenta de ello son los jefes de Estado y de Gobierno cobardes, egoístas y miopes. Hay que abrirles los ojos. Ponerles un espejo delante, para que vean su propia impotencia. No dejarles ni un solo día en paz. Debemos mostrarles el camino hacia la otra Europa, la Europa del futuro“.

Así, ante el nacionalismo llaman a los ciudadanas/os europeas/os a exigir un pasaporte europeo. ¿Por qué no?

No sólo es un manifiesto de grandes ideas, sino que proponen medidas concretas, como por ejemplo: “un presupuesto europeo creíble” y “la creación de un gran mercado de eurobonos” entre otras. (página 44)

Me parece muy elocuenque la referencia a los llamados “padres de la Unión Europea” cuando dicen que los “héroes” de hoy son  los que han puesto fin a la quimera nacionalista: Monnet, Schuman, Adenauer, Spaak, De Gasperi y Spinelli.  “Honrémosles, en lugar de seguir adorando nuestro pasado nacional“. (página 57)

Sobre todo, hay una referencia que no puedo dejar de mencionar: la llamada de atención a la juventud para que adopten, adoptemos, una actitud crítica frente a nuestros lideres políticos, del mismo modo que hicieron las generaciones que nos precedieron. Esta idea la encuadran dentro del epígrafe titulado “No preguntes qué puede hacer Europa por ti, sino que puedes hacer tu por Europa”. Y ellos, a pesar de todas sus diferencias, que no son menores, entienden que, por encima de ellas, se encuentra la visión de una Europa con un mismo futuro. (página 80)

Personalmente, este libro me fascina… pensarás que es muy utópico, pero qué fue utopia y ahora es realidad… En el futuro hay tantas posiblidades como ideas se nos ocurran y la de una Europa Federal es la más realista de todas ellas 😀 Estamos a medio camino y como todo, en esta vida, es cuestión de voluntad, voluntad política.

Te invito a leerlo, incluso si estás en Ferrol, te lo presto. 😀

¿Lo comentamos en el apartado para los comentarios ? 😉

P.D. Habría que extraer muchas más ideas de este libro, pero, por el momento, lo dejo así.