🔎 Día Internacional de la Mujer con perspectiva europea [Unión Europea y Consejo de Europa]

Como cada año, este 8 de marzo ha sido un día de reivindicación feminista. Recordar que en un día como aquel en 1911  murieron 100 mujeres trabajadoras que habían protestado por la falta de sus derechos laborales encerradas por su dueño en la fábrica textil Triangle Shirtwaist de Nueva York es un reconocimiento a todas las mujeres que lucharon para que las que venimos detrás nos encontremos el panorama un poco menos mal del que se encontraron ellas.

Cada organización centra el día en un aspecto diferente de este cambio de conciencia que exige como condición sine qua non la búsqueda de la igualdad plena  y real entre hombres y mujeres. Así, mientras la Unión Europea centró el día en la participación de las mujeres jóvenes en política y la puesta en valor de la contribución de diferentes mujeres europeas en diferentes ámbitos, el Consejo de Europa aprovechó la ocasión para explicar en qué consiste el Convenio de Estambul.

Por un lado, a la UE le preocupa la falta de mujeres jóvenes en política y no es para menos, las cifras son las que son: en 1979, cuando se celebraron las primeras elecciones al Parlamento Europeo la participación femenina estaba entorno al 17%, cuarenta años después, en 2019 no llega al 40%. Además de la falta de presencia de mujeres en la representación parlamentaria si miramos en las fotos las cabezas visibles de las Instituciones siguen siendo de hombres (Comisión Europea, Consejo Europeo, Parlamento Europeo, Banco Central Europeo, etc.). En definitiva, el panorama no es muy halagüeño.

Durante esta semana el Parlamento Europeo ha acogido una serie de debates sobre este tema con personas expertas en la materia y con parlamentarios/as de los parlamentos nacionales. De todas las cuestiones que surgieron las más repetidas fueron las siguientes: la puesta de manifiesto que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos; la llamada a la sororidad (a la confraternización entre mujeres); a fomentar los referentes femeninos en puestos de poder para las más jóvenes;  a poner de manifiesto la discriminación sexual (con el movimiento “me too” en el propio Parlamento Europeo); la necesidad de aplicar el sistema de cuotas para acelerar el proceso de participación equitativa entre hombres y mujeres en diferentes aspectos de la sociedad (llama la atención la reflexión de aquellas parlamentarias que confiesan haber estado en contra de tal medida transitoria, pero que la experiencia les ha llevado a cambiar de opinión; reconocimiento que las honra) y Federarica Mogherini, Jefa de la Acción Exterior de la UE, recalcó la necesidad de tener más presencia femenina en la resolución de conflictos para lograr acuerdos de paz más duraderos basados en el compromiso común.

Por tanto, la participación de la mujer en política es vital para mostrar la diversidad de las sociedades en las que vivimos que se dividen en 50% hombres y 50% mujeres. Decía Michelle Bachelet: “Cuando una mujer entra en política, la mujer cambia; cuando lo hacen muchas, la política cambia”.

Además, la Comisión Europea ha puesto en marcha una campaña con la etiqueta #EUWomen en diferentes redes sociales con la que pretende mostrar el papel de diferentes mujeres europeas como, Ursula Hirschmann o Clara Campoamor en la construcción de una Europa mejor.

Por otro lado, el Consejo de Europa no ceja su empeño en explicar el objetivo y contenido del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica.

Y aunque a mí me parece absolutamente inaudito tener que explicar en nuestro país, parece que sigue siendo imprescindible explicar qué es la violencia de género o contra las mujeres y qué es la violencia doméstica. Así que, una vez más y siguiendo lo expresado en este tratado firmado y ratificado por España, la  “violencia contra las mujeres” “se deberá entender una VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS y una forma de discriminación contra las mujeres, y designará todos los actos de violencia basados en el género que implican o pueden implicar para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada”.

Por “violencia doméstica” “se entenderán todos los actos de violencia física, sexual, psicológica o económica que se producen en la familia o en el hogar o entre cónyuges o parejas de hecho antiguos o actuales, independientemente de que el autor del delito comparta o haya compartido el mismo domicilio que la víctima”. Esto es, que un (o varios) hombre viole a una chica en la calle es violencia de género no violencia doméstica.

Es más, el Convenio de Estambul incorpora la sentencia M.C. c. Bulgaria de 2003 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y exige que los estados parte que adapten su legislación penal sobre violencia sexual y violación para añadir la falta de consentimiento como constituyente de hecho delictivo.

Así que para conmemorar este día, el Consejo de Europa ha desarrollado una nueva herramienta en línea para seguir concienciando How do we stop violence against women? 8 Questions on 8 March.

En definitiva, una jornada más para seguir tomando conciencia de las diferentes discriminaciones a las que se sigue sometiendo a las madres, hijas, hermanas, tías, nietas de todos/as es imprescindible para que cambiemos las dinámicas y logremos la igualdad real en todos los ámbitos que les permitirá a las mujeres y a los hombres ser libres de ser quién quieran ser, simplemente, en un concepto diferente de lo femenino y masculino. Es tarea del 100% de la sociedad.

SIGUE INVESTIGANDO:

->Recursos de la UE sobre la igualdad entre hombres y mujeres:

->Recursos del Consejo de Europa:

*Violence against women rife in eastern Europe, says OSCE study

*ONU Mujeres: Día Internacional de la Mujer 2019: Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio

** Artículo también publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 “Manuel Marín, un constructor de la Europa de las personas”

Comparto mi nuevo artículo de opinión publicado en Galicia Ártabra Digital que lleva por título “Manuel Marín, un constructor de la Europa de las personas

¿Qué te parece?

 

Programa LEADER en Ferrol

El Programa Leader de la Unión Europea que consiste en fomentar “el desarrollo local a cargo de las comunidades locales (DLCL), financiado por los Fondos Estructurales y de Desarrollo Rural de la UE ha ayudado a los agentes rurales a considerar el potencial a largo plazo de su región, y ha resultado ser una herramienta eficaz y eficiente en la ejecución de políticas de desarrollo”.

Seitura22 es el Grupo de Desenvolvemento Rural que gestiona fondos del Programa Leader (3.274.843.02€) en Galicia durante el período 2014-2020 en un ámbito geográfico concreto: ayuntamientos que conforman las comarcas de Ortegal: Mañón, Ortigueira, Carño y Cerdido; Eume; As Pontes; Somozas, Moeche, San Sadurniño, A Capela, Cabanas, Pontedeume y Monfero; Ferrol: Cedeira, Valdoviño, Narón, Ferrol, Fene, Neda, Ares e Mugardos; además de los ayuntamientos de Vilarmaior y Miño.

Dentro de este programa se llevan a cabo actividades productivas y no productivas.

Tiene 6 líneas de actuación:

  1. Inversión en el sector de la producción agraria primaria (proyectos productivos)
  2. Inversión en transformación y comercialización de productos agrarios
  3. Inversión en transformación y comercialización de productos forestales
  4. Inversiones que supongan la diversificación de las explotaciones agrarias cara actividades no agrarias
  5. Inversión que supongan la creación, modernización o ampliación de todo tipo de empresas que desenvuelvan actividades no agrarias
  6. Inversión en proyectos no productivos

Más info en la web de Seitura22

📝 “Unión Europea, Premio Princesa de Asturias de la Concordia”

La Fundación Princesa de Asturias ha concedido el Premio Princesa de Asturias de la Concordia a la Unión Europea por su contribución al “más largo período de paz de la Europa moderna” y por promover “valores como la libertad, los derechos humanos, y la solidaridad”.

En su carta de apoyo a la candidatura de la UE que dirigió al jurado, Unión de Europeístas Federalistas de España destacó que “La Unión Europea, pese a todas sus imperfecciones y retos todavía pendientes de superar, ha logrado uno de sus principales objetivos fundacionales: más de 60 años de paz entre sus miembros (…) lo que resulta una verdadera excepción en la historia del continente europeo”.

Ya en 2012 la UE recibió el premio Nobel de la Paz en 2012 por “haber contribuido a lo largo de seis décadas al avance de la paz y reconciliación, la democracia y los derechos humanos en Europa”.

Cuando hablamos de la UE, desde mi punto de vista, se comete el error de confundir la construcción de la estructura política con su liderazgo político. Por ejemplo, cuando hablamos de privatización de la Sanidad española ¿a quién le echamos la culpa en último término? ¿A “España” o a “Rajoy – gobierno nacional”? (aunque no le eches la culpa a nadie sobre esto, creo que se puede entender el ejemplo de todas maneras). Lo lógico sería “culpar” a quién desempeña la responsabilidad y no a la estructura, ¿no?

Pues en el caso de la UE no, le echamos la culpa a la estructura que es lo que se premia y no al liderazgo del momento en la Comisión, el Consejo y el Parlamento (que a mí personalmente no me gusta, dicho sea de paso).

Lo que se premia es la valentía política (que no económica) de la creación de una estructura política que permitió la paz entre los Estados que habían hecho dos guerras civiles (la Primera y la Segunda Guerras Mundiales), fundamentalmente, el entendimiento entre Francia y Alemania.

Se premian 67 años de paz construida a través de intereses comunes como el Carbón y el Acero, la Energía Atómica o el comercio para alcanzar la unión política supranacional, por primera vez en la Historia de la Humanidad.

Este artículo ha sido pubicado en Galicia Ártabra Digital.