🔎 Día Internacional de la Mujer con perspectiva europea [Unión Europea y Consejo de Europa]

Como cada año, este 8 de marzo ha sido un día de reivindicación feminista. Recordar que en un día como aquel en 1911  murieron 100 mujeres trabajadoras que habían protestado por la falta de sus derechos laborales encerradas por su dueño en la fábrica textil Triangle Shirtwaist de Nueva York es un reconocimiento a todas las mujeres que lucharon para que las que venimos detrás nos encontremos el panorama un poco menos mal del que se encontraron ellas.

Cada organización centra el día en un aspecto diferente de este cambio de conciencia que exige como condición sine qua non la búsqueda de la igualdad plena  y real entre hombres y mujeres. Así, mientras la Unión Europea centró el día en la participación de las mujeres jóvenes en política y la puesta en valor de la contribución de diferentes mujeres europeas en diferentes ámbitos, el Consejo de Europa aprovechó la ocasión para explicar en qué consiste el Convenio de Estambul.

Por un lado, a la UE le preocupa la falta de mujeres jóvenes en política y no es para menos, las cifras son las que son: en 1979, cuando se celebraron las primeras elecciones al Parlamento Europeo la participación femenina estaba entorno al 17%, cuarenta años después, en 2019 no llega al 40%. Además de la falta de presencia de mujeres en la representación parlamentaria si miramos en las fotos las cabezas visibles de las Instituciones siguen siendo de hombres (Comisión Europea, Consejo Europeo, Parlamento Europeo, Banco Central Europeo, etc.). En definitiva, el panorama no es muy halagüeño.

Durante esta semana el Parlamento Europeo ha acogido una serie de debates sobre este tema con personas expertas en la materia y con parlamentarios/as de los parlamentos nacionales. De todas las cuestiones que surgieron las más repetidas fueron las siguientes: la puesta de manifiesto que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos; la llamada a la sororidad (a la confraternización entre mujeres); a fomentar los referentes femeninos en puestos de poder para las más jóvenes;  a poner de manifiesto la discriminación sexual (con el movimiento “me too” en el propio Parlamento Europeo); la necesidad de aplicar el sistema de cuotas para acelerar el proceso de participación equitativa entre hombres y mujeres en diferentes aspectos de la sociedad (llama la atención la reflexión de aquellas parlamentarias que confiesan haber estado en contra de tal medida transitoria, pero que la experiencia les ha llevado a cambiar de opinión; reconocimiento que las honra) y Federarica Mogherini, Jefa de la Acción Exterior de la UE, recalcó la necesidad de tener más presencia femenina en la resolución de conflictos para lograr acuerdos de paz más duraderos basados en el compromiso común.

Por tanto, la participación de la mujer en política es vital para mostrar la diversidad de las sociedades en las que vivimos que se dividen en 50% hombres y 50% mujeres. Decía Michelle Bachelet: “Cuando una mujer entra en política, la mujer cambia; cuando lo hacen muchas, la política cambia”.

Además, la Comisión Europea ha puesto en marcha una campaña con la etiqueta #EUWomen en diferentes redes sociales con la que pretende mostrar el papel de diferentes mujeres europeas como, Ursula Hirschmann o Clara Campoamor en la construcción de una Europa mejor.

Por otro lado, el Consejo de Europa no ceja su empeño en explicar el objetivo y contenido del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica.

Y aunque a mí me parece absolutamente inaudito tener que explicar en nuestro país, parece que sigue siendo imprescindible explicar qué es la violencia de género o contra las mujeres y qué es la violencia doméstica. Así que, una vez más y siguiendo lo expresado en este tratado firmado y ratificado por España, la  “violencia contra las mujeres” “se deberá entender una VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS y una forma de discriminación contra las mujeres, y designará todos los actos de violencia basados en el género que implican o pueden implicar para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada”.

Por “violencia doméstica” “se entenderán todos los actos de violencia física, sexual, psicológica o económica que se producen en la familia o en el hogar o entre cónyuges o parejas de hecho antiguos o actuales, independientemente de que el autor del delito comparta o haya compartido el mismo domicilio que la víctima”. Esto es, que un (o varios) hombre viole a una chica en la calle es violencia de género no violencia doméstica.

Es más, el Convenio de Estambul incorpora la sentencia M.C. c. Bulgaria de 2003 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y exige que los estados parte que adapten su legislación penal sobre violencia sexual y violación para añadir la falta de consentimiento como constituyente de hecho delictivo.

Así que para conmemorar este día, el Consejo de Europa ha desarrollado una nueva herramienta en línea para seguir concienciando How do we stop violence against women? 8 Questions on 8 March.

En definitiva, una jornada más para seguir tomando conciencia de las diferentes discriminaciones a las que se sigue sometiendo a las madres, hijas, hermanas, tías, nietas de todos/as es imprescindible para que cambiemos las dinámicas y logremos la igualdad real en todos los ámbitos que les permitirá a las mujeres y a los hombres ser libres de ser quién quieran ser, simplemente, en un concepto diferente de lo femenino y masculino. Es tarea del 100% de la sociedad.

SIGUE INVESTIGANDO:

->Recursos de la UE sobre la igualdad entre hombres y mujeres:

->Recursos del Consejo de Europa:

*Violence against women rife in eastern Europe, says OSCE study

*ONU Mujeres: Día Internacional de la Mujer 2019: Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio

** Artículo también publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 «Cuando Ferrol es ejemplo…»

Hace unas semanas, la ciudadanía ferrolana recibía la buena noticia de que Ferrol ha quedado en el cuarto puesto en una lista confeccionada entre Comunidades Autónomas y ayuntamientos de toda España que han gestionado proyectos europeos.

Ciertamente, es motivo de celebración. Todo lo que repercuta en un bien para la ciudad es motivo de celebración y que Ferrol sea ejemplo en el resto del país es una gran noticia! Y por ello, deberíamos congratularnos y felicitar a las personas que han hecho posible tal logro.
Debemos poner en valor que el dinero europeo, que también es nuestro, ha permitido desarrollar programas tan interesantes como el tan mencionado Plan Urban.
En la prensa se menciona que el gobierno municipal destacaba la remodelación del centro cívico de Ferrol Vello que es parte del Plan Urban y la oficina del peregrino de Ferrol Vello “Vía Compostelam”. Ésta última, a mí me parece buena idea.

Además cabe congratularse también por la concesión de la ayuda europea para participar en la estrategia DUSI con un proyecto presentado entre Ferrol y Narón, que esperemos que sea mejor que la gestión que se ha hecho, en general, del Plan Urban.

Dicho esto, cuando leía sobre este tema en la prensa he recordado el “momentazo”, lamentable desde mi punto de vista, de retirar la bandera de la UE del balcón del Ayuntamiento ferrolano para protestar sobre «as políticas da UE e o recente acordo con Turquía, que pecha as portas de Europa aos refuxiados», del que por cierto yo no estoy de acuerdo.

Hacía dos reflexiones: por un lado, qué fácil es utilizar los símbolos del proyecto europeo retirando su bandera, la de toda la ciudadanía europea, por la puesta en marcha de una política que “no nos gusta”. Cosa que, por otro lado, no vemos que se haga retirando la bandera gallega o española cuando “no gusta” la política del gobierno autonómico o nacional. Pero, por otro lado, que fácil resulta también alegrarse y apuntarse el tanto de buena gestión en proyectos financiados por la UE.

En fin, éste es un ejemplo del mismo modus operandi de siempre “la UE tiene la culpa de todo, pero yo me apunto los tantos de los logros”. Esta “técnica” la saben utilizar todos los gobiernos: nacionales, autonómicos y locales. Ah, y ¡de todos los colores políticos! Es una cosa que tienen en común, como la de no leerse un Tratado de la UE o algún manual qué les explique cómo funciona la UE, quién toma las decisiones y cómo y cuál es la responsabilidad tanto de gobiernos nacionales, autonómicos y locales.

Yo pediría un poquito más energía para adquirir conocimiento y menos energía para enfurecerse y/o ponerse eufóricos. La Unión Europea está en toda la ciudadanía europea, osea en nosotros/as, y todos los días, no sólo los de enfado y/o euforia.

En definitiva, mientras tanto, la vida sigue igual…

*Arículo publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 «Manuel Marín, un constructor de la Europa de las personas»

Cuando se habla de “Política con mayúsculas” es imposible dejar de mencionar a un político como Manuel Marín.

Manuel Marín fue un hombre muy conocido por su trayectoria política en España como ex Presidente del Congreso de los Diputados (2004-2008) en una legislatura ciertamente complicada, pero a mí me gustaría poner en valor su faceta como “político europeo”.

Fue el negociador de la entrada de España en la UE como Secretario de Estado para las Relaciones con las Comunidades Europeas (1982-1985). Y posteriormente, durante catorce años Manuel Marín ocupó diferentes roles dentro de la Comisión Europea: fue nombrado Comisario europeo gestionando diferentes carteras Asuntos Sociales, Educación y Empleo (1986-1988), Política de Cooperación y Desarrollo y Política Pesquera Común (1989-1982), Política de Cooperación para el Desarrollo, Relaciones Económicas Exteriores con el Mediterráneo, América Latina, Asia y los países ACP, y Ayuda Humanitaria (1993-1999). Y durante ese período ocupó también el cargo de Vicepresidente de la Comisión Europea llegando incluso a desempeñar el cargo de Presidente en funciones tras la dimisión de Jacques Santer.

Una de sus grandísimas iniciativas políticas a nivel europeo ha sido, sin lugar a dudas, la creación del Programa de movilidad Erasmus que cambiaría para siempre el panorama universitario europeo y ayudaría a crear el tan buscado sentimiento de pertenencia al proyecto de integración europea que dará lugar, en mi opinión más pronto que tarde, a la configuración del tan ansiado “pueblo europeo”.

Me gustaría recordar de nuevo las palabras de Manuel Marín sobre este tema que compartí en un artículo llamado “Erasmus: creando el espíritu europeo”. El ex Vicepresidente de la Comisión Europea decía sobre esta iniciativa educativa: “para las nuevas generaciones, creo que ha sido muy importante porque Europa sólo se puede comprender viviendo en otro país y digo viviendo, estudiando también, estudiar es muy importante, pero vivir en otro país, comprender la cultura de otro país, tener la posibilidad de interacción con otros ciudadanos es fundamental para comprender el fenómeno europeo, es lo que se llama la movilidad. Y en este sentido se ha ofrecido a los estudiantes aniversarios una aportación fundamental, pueden abrir sus mentes, pueden convertirse en ciudadanos cosmopolitas, globales y además tienen la posibilidad de estudiar en otra universidad y lo que es muy importantes esfuerzo académico, sus estudios son automáticamente reconocidos en su país de origen”.

Hace apenas unas semanas, durante el acto de investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca, se ponía de manifiesto la figura de Manuel Marín por su “trayectoria política intachable inspirada siempre por los valores europeos y del ideal europeísta. Así como una firme determinación para dotar de alma a este gran proyecto común.”

Y, recientemente, la Unión de Europeístas Federalistas de España apoyó decididamente la candidatura de este político para la concesión del Premio Carlomagno como se pone de manifiesto en el comunicado de UEF España con motivo de su fallecimiento: “En reconocimiento a todos estos logros, UEF España promovió recientemente la candidatura de Manuel Marín al Premio Carlomagno, el galardón más antiguo que se concede a personas por su contribución en el ámbito de la construcción europea. Lamentamos profundamente que su fallecimiento haya frustrado que pudiera recibir este merecido premio en vida, pero confiamos en que en todo caso se le pueda conceder a título póstumo. Con todo, desde UEF España queremos rendir un sentido homenaje a una persona que hizo tanto para forjar una Europa unida y en paz, ejemplo a seguir por todos los europeístas.” Finalmente, el Premio Carlomagno en su edición de 2018 ha sido otorgado a Emmanuel Macron.

Gracias Manuel Marín, siempre serás recordado por lo que hiciste por Europa y, por ello, por el futuro de la construcción de la ciudadanía europea.

Referencias:
-“UEF España lamenta el fallecimiento de Manuel Marín, padre del programa Erasmus
Acto de investidura como doctores honoris causa de Manuel Marín González y Jean Claude Juncker Usal

*Arículo publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 «Crisis de refugiados: Solución europea»

La llamada “crisis de los/as refugiados/as” se incardina dentro de la Política de Exteriores y de Seguridad. Ésta es una competencia que siguen teniendo los Estados miembros de la UE y no “Bruselas”. He ahí la gran confusión en la que llevamos años inmersos en vez de enfocarnos en la solución, que sí es europea.

Me explicaré mejor (o lo intentaré). Cuando se habla de responsabilidades políticas implícitamente nos referimos a quién tiene la obligación, la responsabilidad de responder ante la buena o normalmente, mala, gestión de una competencia. Así, “culpamos” al gobierno local por la falta de aparcamiento o la tasa de basuras, etc., pero no le responsabilizamos de que haya más o menos hospitales públicos en Galicia, por ejemplo, porque sabemos que no es competencia suya sino de la Xunta de Galicia.

bien, aunque esto está bastante claro a nivel nacional e interno de este Estado, no nos ocurre lo mismo cuando nos referimos al nivel supranacional, a la UE. Normal, se explica poco y mal.

Pero veamos, si la competencia de Política Exterior y de Seguridad sigue estando en los Estados miembros de la UE de manera compartida con la UE y el que decide en último término es el Consejo Europeo (es decir, los/as Jefes de Estado y de Gobierno), por qué la responsabilidad se la exigimos a quién no la tiene. Es decir, nos centramos en culpar de insolidaria a la UE, pero no se oyen ni leen reproches a la culpabilidad de los Estados Miembros de no hacer frente a sus responsabilidades para con los refugiados de acoger al número de personas al que se habían comprometido y a su cara dura de vendernos que la culpa es de la UE. Si los Estados no cumplen, ¿la UE tiene la capacidad coercitiva de hacer cumplir? ¡No! Y ¿si un/a ciudadano/a de a pie comete una infracción de tráfico puede el Estado hacerte cumplir? Sí, he ahí la diferencia.

Miremos que ha hecho la UE, “Bruselas”, para afrontar esta situación en la medida de sus posibilidades: debemos tener en cuenta que, como se ha mencionado antes, la competencia en este tema es estatal, pero también los Estados miembros han llegado al mínimo acuerdo de tener una figura política de coordinación de las Políticas de Exteriores y de Seguridad a nivel europeo, la llamada Alta Representante de la UE, Federica Mogherini.

Desde la Comisión Europea se ha intentado proponer una solución más ecuánime que el Sistema de Dublín que era el que contemplaban los Tratados Internacionales (las personas refugiadas se quedan en el primer país que pisan). La solución propuesta son las famosas cuotas, muy debatidas en el seno del Consejo Europeo. A regañadientes se aceptaron las cuotas, pero ¿se cumplen? ¡¡NO!! Y ¿quién responde de tal incumplimiento?, deberían de ser los Estados, pero como vivimos en una situación “desinformativa” en general y a nivel europeo de manera estratosférica, pues la culpa se la echamos a la UE. Y yo pienso que si eso sirviera para exigir a los Estados más cesión de competencias a la UE, sería hasta comprensible y deseable, pero no, con gran regularidad veo que esta queja se convierte en desprecio e incomprensión hacia la UE.

Sobre el Acuerdo Internacional UE- Turquía (con el que no estoy de acuerdo), hay que tener en cuenta que la UE puede celebrar tratados internacionales en ámbitos en que tenga competencia, por ejemplo, la competencia compartida de en política de exterior. Y ¿quién tiene la batuta en su negociación y celebración de estos tratados? El Consejo Europeo con la ratificación de todos los Estados miembros “previa aprobación del Parlamento Europeo (para acuerdos de asociación y acuerdos que se refieran a ámbitos a los que se aplique el procedimiento legislativo ordinario o el procedimiento de aprobación)”. En definitiva, la decisión final está en los/as Jefes de Estado y de Gobierno y no en la Comisión o el Parlamento.

Luego hablamos de los populismos de uno y otro lado como la gran amenaza para el proyecto europeo, en cambio a mí me parece que la amenaza ya la vivimos desde hace años entre aquellos/as que se creen estar en posesión de la verdad cuando insultan a la UE como si fuese algo ajeno olvidan que las siglas “UE” son una estructura política supranacional. ¿Es lo más fácil? Si, ¿lo más inteligente? No, porque es negar la realidad. En política la responsabilidad debe exigirse a quién tiene el ejercicio de la competencia.

*Arículo publicado en Galicia Ártabra Digital

¿Qué opinas? ¡Déjame tu comentario! 📝

🚤 Programa LEADER en Ferrol

El Programa Leader de la Unión Europea que consiste en fomentar «el desarrollo local a cargo de las comunidades locales (DLCL), financiado por los Fondos Estructurales y de Desarrollo Rural de la UE ha ayudado a los agentes rurales a considerar el potencial a largo plazo de su región, y ha resultado ser una herramienta eficaz y eficiente en la ejecución de políticas de desarrollo».

Seitura22 es el Grupo de Desenvolvemento Rural que gestiona fondos del Programa Leader (3.274.843.02€) en Galicia durante el período 2014-2020 en un ámbito geográfico concreto: ayuntamientos que conforman las comarcas de Ortegal: Mañón, Ortigueira, Carño y Cerdido; Eume; As Pontes; Somozas, Moeche, San Sadurniño, A Capela, Cabanas, Pontedeume y Monfero; Ferrol: Cedeira, Valdoviño, Narón, Ferrol, Fene, Neda, Ares e Mugardos; además de los ayuntamientos de Vilarmaior y Miño.

Dentro de este programa se llevan a cabo actividades productivas y no productivas.

Tiene 6 líneas de actuación:

  1. Inversión en el sector de la producción agraria primaria (proyectos productivos)
  2. Inversión en transformación y comercialización de productos agrarios
  3. Inversión en transformación y comercialización de productos forestales
  4. Inversiones que supongan la diversificación de las explotaciones agrarias cara actividades no agrarias
  5. Inversión que supongan la creación, modernización o ampliación de todo tipo de empresas que desenvuelvan actividades no agrarias
  6. Inversión en proyectos no productivos

Más info en la web de Seitura22

📝 «Unión Europea, Premio Princesa de Asturias de la Concordia»

La Fundación Princesa de Asturias ha concedido el Premio Princesa de Asturias de la Concordia a la Unión Europea por su contribución al “más largo período de paz de la Europa moderna” y por promover “valores como la libertad, los derechos humanos, y la solidaridad”.

En su carta de apoyo a la candidatura de la UE que dirigió al jurado, Unión de Europeístas Federalistas de España destacó que “La Unión Europea, pese a todas sus imperfecciones y retos todavía pendientes de superar, ha logrado uno de sus principales objetivos fundacionales: más de 60 años de paz entre sus miembros (…) lo que resulta una verdadera excepción en la historia del continente europeo”.

Ya en 2012 la UE recibió el premio Nobel de la Paz en 2012 por “haber contribuido a lo largo de seis décadas al avance de la paz y reconciliación, la democracia y los derechos humanos en Europa”.

Cuando hablamos de la UE, desde mi punto de vista, se comete el error de confundir la construcción de la estructura política con su liderazgo político. Por ejemplo, cuando hablamos de privatización de la Sanidad española ¿a quién le echamos la culpa en último término? ¿A “España” o a “Rajoy – gobierno nacional”? (aunque no le eches la culpa a nadie sobre esto, creo que se puede entender el ejemplo de todas maneras). Lo lógico sería “culpar” a quién desempeña la responsabilidad y no a la estructura, ¿no?

Pues en el caso de la UE no, le echamos la culpa a la estructura que es lo que se premia y no al liderazgo del momento en la Comisión, el Consejo y el Parlamento (que a mí personalmente no me gusta, dicho sea de paso).

Lo que se premia es la valentía política (que no económica) de la creación de una estructura política que permitió la paz entre los Estados que habían hecho dos guerras civiles (la Primera y la Segunda Guerras Mundiales), fundamentalmente, el entendimiento entre Francia y Alemania.

Se premian 67 años de paz construida a través de intereses comunes como el Carbón y el Acero, la Energía Atómica o el comercio para alcanzar la unión política supranacional, por primera vez en la Historia de la Humanidad.

Este artículo ha sido pubicado en Galicia Ártabra Digital.