✩ Presidentas del Parlamento Europeo: Simone Veil y Nicole Fontaine (y Louise Weiss)

El Parlamento Europeo sólo ha tenido 2 presidentas mujeres en 8 legislaturas.

Seguramente no es políticamente correcto, pero este dato me parece “¡una vergüenza!”. No se me ocurre otra palabra para calificar que solamente dos mujeres hayan obtenido el beneplácito de la cámara europea para tener el honor de presidirla. Francamente, un dato deficiente y que debería hacernos sonrojar como ciudadanía europea que tiene como un valor (en su identidad y sus textos legales) la Igualdad entre hombres y mujeres. Si somos el 50% de la población corresponde a cada género el 50% de todos los espacios personales, familiares y públicos, como en este caso.

De ahí que cuando se habla de feminismo siempre se menciona como imperativo moral la búsqueda de referentes femeninos. Es imprescindible para el empoderamiento de las siguientes generaciones de mujeres y hombres.

 

Ahora pues, conozcamos a estas dos mujeres europeas referentes:

SIMONE VEIL

Superviviente del Holocausto creía que la paz vendría de la Reconciliación de Europa. Sus ideas federalistas para la Unión Europea le llevaron a trabajar por la Unión política durante los 14 años que fue eurodiputada y presidenta del Parlamento Europeo desde 1979 a 1982, del primer Parlamento elegido por sufragio universal (*si quieres conocer más sobre la historia del PE clica aquí y aquí).

 

NICOLE FONTAINE

Nicole Fontaine  fue presidenta del Parlamento Europeo desde 1999 a 2002, pero ya tenía un escaño desde 1984. Compitió por la presidencia contra José María Gil-Robles en 1997 y perdió. Esta segunda vez ganó con 306 votos, frente a los 200 obtenidos por el ex presidente portugués y diputado socialista Mário Soares y los 49 de la verde finlandesa Heidi Hautala.

Durante su mandato, el Parlamento comenzó la elaboración de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Muy centrada en la construcción de la Europa política, se sintió decepcionada con la decisión del Consejo de no dotar de fuerza vinculante a la Carta, como si era es el caso del Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales vigente para los países del Consejo de Europa desde 1953. Dejó patente que, a pesar de ello, la Carta sería una “referente” para los actos del Parlamento relacionados con la ciudadanía de la Unión.

 

*** Mención especial para Louise Weiss

Sufragista en su juventud en Francia y fundadora de la asociación “La femme nouvelle” con Cécile Brunsvicg en 1934, luchó por un papel más relevante de la mujer en la vida pública.

Se convirtió en eurodiputada en la primera legislatura del Parlamento Europeo en 1979 a los 86 años de edad convirtiéndose en la diputada/o con mayor edad.

Louise Weiss da nombre al edificio del Parlamento Europeo en su sede de Estrasburgo.

 

¿Qué opinas de que sólo hayamos tenido 2 mujeres presidentas del PE?, ¿las conocías?, ¡Déjame tu comentario! 📝

📝 «Simone Veil. Una europea convencida»

 «Hay mujeres que siendo ellas mismas, las que deciden ser, nos cambian la vida al resto de la Humanidad. Simone Veil es un ejemplo de ese tipo de mujer. No sólo por las decisiones audaces que tomó de joven: presentarse a las oposiciones para la Magistratura (tras “tener que convencer” a su marido de que le diera permiso para ello) o ser la ministra que llevó el derecho de la mujer a decidir cuándo ser madre ante el Parlamento francés, sino dar un paso al frente para convertirse en la que sería la Primera Presidenta del Parlamento Europeo elegido por sufragio universal. Todo esto se dice rápido…

Superviviente del Holocausto creía que la paz vendría de la Reconciliación de Europa. Sus ideas federalistas para la Unión Europea le llevaron a trabajar por la Unión política durante los 14 años que fue eurodiputada.

Recordaba Enrique Barón en su artículo en El País “Simone Veil, la dignidad de Europa” que como ella decía “una Europa basada en la libertad y la democracia, unida contra la violencia, el totalitarismo y el racismo”.

Una mujer que con el ejercicio del poder es un reflejo para otras mujeres. De eso se trata cuando se habla de referentes femeninos en puestos de representación: no para ser como “ellos”, sino para ejercer el poder como “ellas son” para que “las que vengan detrás puedan ser ellas y sean valoradas como tales” y los hombres que convivan con ellas las respeten por ser cómo ellas quieren ser.

Fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en 2005 por “su coherencia, fuerza y constancia en la defensa de valores y objetivos en un momento histórico, en el que están apareciendo ciertas dudas y vacilaciones con respecto al futuro de Europa y a su propia identidad”.

Para mí, Simone representa una mujer de muchas mujeres que no conocemos, muchas de ellas que no lograron ser quienes ellas querían simplemente ser para ellas y para la sociedad en la que vivían. Simone es una luz de inspiración para las demás. Una mujer “que no se hizo la rubia” porque le bastó ser “una mujer” ante el resto de los hombres.

En definitiva, Simone Veil es un referente para las mujeres y hombres de Europa.

Homenaje en el PE a Simone Veil «

*Artículo de opinión publicado en Galicia Ártabra Digital «Simone Veil. Una europea convencida«